TARTA DE LIMA Y FRESAS

Como lleváis el cambio de hora? A mi nunca me había afectado tanto como este año…por las noches no me duermo y por la mañana me muero de sueño,  espero adaptarme pronto. Para ser sincera yo me hubiera quedado con el otro horario,  no, no me he vuelto loca,  ya se que tenemos más luz y aprovechamos más los días según se acerca el verano,  pero una vez han sopesado dejar un horario y no andar cambiando,  yo me quedo con el otro, el porque? Cuando se tienen niños estos cambios afectan bastante en la rutina del día a día.

Vamos con la receta que traigo hoy, TARTA DE LIMA Y FRESAS, he de decir que antes de probarla tenía ciertas dudas con respecto a la lima,  es la primera vez que la he usado en una tarta, pero mis dudas se han disipado por completo,  porque la combinación de fresas y lima queda espectacular,  deliciosa,  en casa nos ha gustado mucho, os la recomiendo sin duda. 

La receta la he tomado prestada del libro de Linda Lomelino, con alguna pequeña modificación por mi parte. 

TARTA DE LIMA Y FRESAS

PARA LA BASE:

( Molde de 23-24 cm.)

Ingredientes:
  • 125 gr. de mantequilla sin sal
  • 250 gr. de galletas tipo Digestive
  • 1 cucharadita de azúcar vainillado (la receta original usa 35 gr. coco rallado).

PARA EL RELLENO

Ingredientes:
  • 1 lata de leche condensada ( de las pequeñas 390 gr. Aprox.)
  • 4 yemas de huevo
  • 1 cucharada de ralladura de lima
  • 50 ml. (2 limas) Zumo de lima ( Linda usa 100ml.)
  • 4 claras de huevo

PARA EL JARABE DE LIMA

Ingredientes:
  • La ralladura y el zumo de 1 lima
  • 100 ml. De agua
  • 135 gr. De azúcar
  • 300 gr. De fresas

Preparación:

En primer lugar preparamos la base de la tarta, para ello derretimos la mantequilla y le añadimos la cucharadita de azúcar vainillado. Reservamos.

Picamos bien las galletas con ayuda de un robot o picadora. Echamos la galleta picada sobre el molde y mezclamos con la mantequilla derretida, extendemos la mezcla presionando hacia los bordes para que quede bien repartida. Después metemos el molde en el frigorífico mientras preparamos el relleno.

Separamos las yemas de las claras.

Batimos las yemas con la leche condensada, la ralladura y el zumo de lima y reservamos.

Precalentamos el horno 175 grados.

Montamos las claras a punto de nieve. Una vez montadas añadimos una parte a la mezcla de las yemas que hemos preparado anteriormente y vamos mezclando poco a poco con movimientos envolventes, de esta forma vamos incorporando el resto de las claras, sin mezclar demasiado para que el relleno no baje, quedará una mezcla esponjosa y suave.

Vertemos la mezcla en el molde e introducimos en el horno durante 20-25 minutos aproximadamente.

Una vez lista, sacamos y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Después cuando haya enfriado metemos al frigorífico mínimo tres horas o hasta el dia siguiente. Yo lo que hice fue congelarla y el fin de semana siguiente la saque, le hice las fotos y nos la comimos, estaba tan buena como si la hubiera hecho ese mismo dia.

Para la cobertura marinamos las fresas con el jarabe de lima, el resultado es espectacular, deliciosa combinación.

Preparamos el jarabe de lima, para ello en un cazo, llevamos a ebullición el agua, azúcar, la ralladura y zumo de lima, dejamos cocer a fuego lento durante 10 minutos, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Lavamos y troceamos las fresas y las ponemos en un bol junto con el jarabe de lima una media hora. Yo no he usado todo el jarabe para marinar las fresas, sale mucha cantidad, así que cubrí las fresas con algunas cucharadas, aquí según gustos.

DECORACION

Desmoldamos la tarta y disponemos las fresas sobre la superficie, después terminamos añadiendo alguna cucharada más del jarabe de lima sobre ellas y espolvoreamos con lima rallada.

El resultado ha sido una tarta deliciosa, nos ha gustado mucho y es muy sencilla de hacer, puedes prepararla y si te interesa para una fecha especial, congelarla, después puedes preparar el almíbar y la cobertura ese mismo dia o el de antes solo tendrás que decorarla!!

Si alguien se anima me gustaría ver el resultado, podéis etiquetar las fotos en Instagram a mi perfil @midulcevalentina. Me gustaría mucho ver vuestros resultados seguro que me dais la razón de que esta deliciosa!!

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

La otra tarde cuando mire su agenda del colegio, tenía una nota de la profesora en la que me decía que ese día Valentina no había trabajado. Así que le pregunte el motivo, ella me decía que lo sentía que había estado charlando mucho con los amiguitos y no le dio tiempo a terminar la tarea. Yo le dije que alguna consecuencia debía tener por su comportamiento y ella me dijo: Pero Mamá y tu para que lees eso?? Me parto, jajajaja

Supongo que todos sabéis que la agenda es el medio de comunicación que tenemos entre profesores y padres.

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

Dulces Postres!!!

RED VELVET LAYER CAKE & CHESSECAKE DE CHOCOLATE BLANCO

La primera vez que vi esta tarta me enamore de ella,  fue lo que se dice amor a primera vista,  enseguida guarde la receta en mi lista de pendientes, era seguro que tenía que hacerla. Hasta me compre el topper que veis en la imagen porque tenía muy claro que sería para San Valentín. 

Para mi San Valentín es especial porque coincide con que es el Santo de Valentina, y me gusta preparar algo especial para ella, así que este año al fin me decidí y pude prepararla.  

Es una tarta deliciosa,  el bizcocho Red Velvet es uno de los bizcochos que más me gustan, su sabor y textura es diferente al resto. Si añadimos a ello que se trata de dos tartas en una,  ya que en lugar de relleno, lo que acompaña al bizcocho son dos cheesecakes de chocolate blanco, el resultado es espectacular,  sin contar con la cobertura suave de Butterswiss de Chocolate Blanco. Me pregunto si no se te ha hecho la boca agua en estos momentos??  No te preocupes ya lo dejo. 

Antes de pasar a los ingredientes te dejo enlace a la receta Fuente (click aquí ) y al responsable de mi obsesión por ella, Iñaki del blog Jaleo en la cocina,  os recomiendo que paséis a visitarle,  todo lo que hace es espectacular.

Ahora sí vamos con la receta:

Chessecakes

En primer lugar preparamos los chessecakes, si puedes hacerlo un día antes que el bizcocho mucho mejor, yo lo hice todo en el mismo día, pero con bastantes horas de antelación…

Ingredientes:

  • 1.175 gr. de Queso crema tipo Philadelphia (la cantidad real es 1.250gr. pero no calcule bien y yo solo tenía lo que pongo)
  • 2 Huevos L
  • 200 gr. de azúcar
  • 150 gr. de chocolate blanco
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

Primero fundimos el chocolate blanco troceado en el microondas unos minutos, o bien puedes hacerlo también al baño María. Una vez listo reservamos para que se vaya templando.

Precalentamos el horno 160º C.

Batimos el queso junto con el azúcar durante unos minutos para que se mezcle bien, después añadimos el chocolate atemperado y el extracto de vainilla poco a poco sin dejar de batir. Lo siguiente será añadir los huevos previamente batidos un poquito. Lo haremos uno a uno, para que se integren bien.

Vertemos la masa dividida en dos moldes individuales de 20 cm. que habremos forrado (solo la base) y engrasado previamente. Nivelamos la superficie con una espátula e introducimos al horno sobre bandeja no rejilla, durante 30-35 minutos en mi caso han sido 40 minutos exactos.

Cuando haya transcurrido ese tiempo, apagáis el horno “sin abrirlo” y dejáis las cheessecakes hasta el día siguiente o al menos ocho horas. Después de este tiempo irán al frigorífico mientras preparamos el bizcocho.

Bizcocho Red Velvet

Receta fuente: Libro “Objetivo: Tarta Perfecta” de Alma Obregón

Ingredientes:

  • 120 ml. de aceite de oliva suave (yo uso aceite de girasol)
  • 320 gr. de azúcar
  • 2 huevos L
  • 2 cucharadas rasas de cacao sin azúcar
  • 3 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250 ml. de leche
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 300 gr. de Harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo (Extra red de Sugarflair)

Preparación:

En primer lugar preparamos buttermilk casero, a los 250ml. de leche le añadimos el zumo de limón y dejamos reposar.

Tamizamos los ingredientes secos, la harina y el cacao y reservamos.

Precalentamos el horno 180ºC, calor arriba y abajo.

En un bol o recipiente, batimos bien el azúcar con los huevos y el aceite, hasta que todo quede bien integrado. Después añadimos la harina y el cacao,  alternando con la buttermilk que hemos preparado al principio. Iremos añadiendo un tercio de la harina y luego buttermilk, así hasta terminar por ultimo con la harina. A esta mezcla incorporamos el resultado de añadir al vinagre la cucharadita de bicarbonato de soda, hará reacción y comenzará a burbujear, en este momento hay que echarlo a la mezcla sin dejar de batir. Por ultimo añadimos el extracto de vainilla y la cucharadita de colorante en pasta, lista la mezcla.

Vertemos la masa en dos moldes individuales de 20 cm. previamente forrados (solo la base) y engrasados e introducimos al horno, sobre rejilla durante 30-40 minutos.

Transcurrido este tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar 10 minutos antes de desmoldar. Una vez desmoldados, los dejaremos enfriar sobre rejilla.

Butterswiss de Chocolate Blanco

Os aconsejo que preparéis el butterswiss el mismo día de montaje de la tarta. Podéis hacerlo antes, pero particularmente a mi me gusta hacerlo en el mismo día, de ese modo no hay necesidad de meterlo al frigorífico hasta que se ha cubierto la tarta.

Ingredientes:

  • 3 Huevos L (solo las claras)
  • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr. de azúcar
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 150 gr. de chocolate blanco

Preparación:

En un bol o recipiente de cristal ponemos las claras junto con el azúcar para que este se disuelva en ellas sin llegar a cocinarse. Si dispones de un termómetro de azúcar, la temperatura no debe rebasar los 65ºC. Removemos de vez en cuando con la cuchara. Sabremos que esta listo, al tomar una pequeña cantidad con los dedos, si no notamos gránulos es que se habrá disuelto correctamente. Retiramos y dejamos enfriar un poco.

Trocearemos el chocolate y lo fundiremos en el microondas unos minutos. Después reservamos para que se temple.

Vertemos las claras y el azúcar que hemos preparado en el bol de nuestra batidora/amasadora y batiremos durante unos 7 minutos hasta que se hagan picos firmes. Comenzaremos con la velocidad más baja e iremos subiendo progresivamente hasta alcanzar la máxima.

Cuando tengamos listo el merengue, añadimos la mantequilla poco a poco sin dejar de batir, al igual que con las claras, empezaremos con velocidad baja para después ir subiendo. La mezcla irá adquiriendo consistencia como de helado. Añadiremos el chocolate blanco fundido y atemperado poco a poco mientras seguimos batiendo, hasta que todo quede bien mezclado.

Montaje/Decoración:

Para el montaje y decoración de la tarta, necesitamos:

  • Sprinkles de corazón
  • Utensilios: Espátula, stand, base giratoria, disco o base para tartas.
  • Manga y boquilla (opcional)
  • Topper (opcional)

Antes de montar la tarta os aconsejo nivelar bien las capas, aunque lo hayamos horneado todo en el mismo tipo de moldes, el horno hace sus propias creaciones, sobre todo con los bizcochos. Cortaremos si les ha salido chepa para dejar las capas los más igualadas posible.

Una vez niveladas, ponemos una primera capa de queso, sobre un disco o base para tartas y esta a su vez sobre el stand donde vayamos a montarla, no es necesario poner relleno o crema adicional, ya que el chessecake es húmedo y se adhiere a los bizcochos sin problema. Pondremos la segunda capa de bizcocho y así sucesivamente con el resto de capas.

Lo siguiente será cubrir la tarta con el Butterswiss que hemos preparado. Si dispones de una base giratoria, coloca el stand sobre ella, nos facilitará la tarea, con ayuda de una espátula vamos untando por los lados y superficie de la tarta. Yo suelo cubrir una primera capa y después llevo la tarta al frigorífico un rato. Repito este proceso unas cuatro veces.

Para la decoración yo he usado Sprinkles de corazón y con el resto de crema he decorado con la manga y una boquilla el borde de la superficie. Todo esto es opcional, también puedes dejar la tarta lisa o utilizar otro tipo de decoración, o espolvorear el borde con restos del bizcocho, aquí ya lo dejo a la creatividad y gusto de cada uno.

Se que el proceso es algo laborioso pero merece la pena te lo aseguro es una de las tartas mas ricas y originales que he probado!!! Espero que a vosotros también os guste tanto como a mi, yo me he quitado una espinita con ella, tenía muchas ganas de hacerla y más aún comerla!!!😂

Si te ha gustado la receta, aquí te dejo otra versión que preparé, y que es algo más simplificada, solo un poquito!!!

Antes de irme, os dejo la anécdota de Valentina:

El otro día a la salida del colegio, yo estaba hablando con la mamá de una de sus compañeras de clase, en esto que vienen las dos corriendo, y la niña le dice a su madre: Mamá, vamos a casa de la Yaya?? Y Valentina sin dejarle contestar siquiera a la madre, le dijo emocionada: Alaaaa mi abuela también se llama Yaya!!!  La madre de la niña y yo pusimos ojitos  y nos miramos!!!

(Nota: En España es muy habitual que los niños llamen a sus abuelas, Yaya, en lugar de abuela, se trata de un apodo cariñoso que se ha extendido entre generaciones)

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

LAYER CAKE DE CALABAZA Y CHOCOLATE

Hola a tod@s!!! Con esta receta puse el broche final a la temporada de Halloween.  Me hubiera gustado subirla el día 31 pero no me fue posible,  no me da la vida,  ese mismo dia tenía organizado un taller de “Cake Pops de Halloween” para niños, del que ya os hablé a través de Instagram. 

La receta que hoy os dejo la preparé con la idea de la celebración de Halloween y en segundo lugar, pero no menos importante, para celebrar que este pasado mes de octubre,  “Mi Dulce Valentina”  ha cumplido 3 años. En años anteriores no he podido hacerle un homenaje y este año pensé que Halloween sería un buen momento.  

No me voy a parar mucho a reflexionar sobre estos tres años desde que decidí crear el blog,  solo diré que el camino es duro,  pero no por ello deja de ser apasionante poder compartir con tod@s los que estáis ahí al otro lado mis aventuras en el mundo de la Repostería, por ello quiero daros un enorme agradecimiento a tod@s mis lectores,  que sois los que lo hacéis posible MUCHAS GRACIAS!!! 

LA TARTA

Me pareció buena idea combinar dos tipos de bizcocho,  para hacer este Layer Cake, el de calabaza (lógicamente ideal,  porque estamos en temporada) y chocolate,  que yo creo que combina con todo!!! Porque me encanta!!!  Pero en este caso, no he andado mal encaminada porque es verdad que la combinación es deliciosa,  nos ha gustado mucho, y claro si a ello le añadimos el relleno,  pues ya ni os cuento, lo dejo a vuestro criterio,  que me decís?  Os animáis a prepararla? 

El bizcocho de calabaza ya lo había preparado en una de mis primeras entradas del blog (enlace aquí)  y me gustó mucho, así que es la misma receta y cantidades,  vamos a ello…

Bizcocho de Calabaza

Ingredientes (Molde 18 cm.):
  • 260 gr. de Harina
  • 2 cucharaditas de Levadura
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 125 ml. de Buttermilk*
  • Puré de calabaza **
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla 
  • 150gr. de Mantequilla sin sal
  • 75 gr. de azúcar Moreno
  • 200gr. de azúcar Blanquilla
  • 3 Huevo + 1 Yema
  • 1 cucharadita de Canela
  • 1 cucharadita de jengibre Molido

* La Buttermilk, podéis hacerla casera, yo he utilizado 125ml. de Leche entera y 1/2 cucharada de zumo de limón.

** Para el puré de calabaza, he usado 300 gr. de calabaza, 75 gr. de azúcar moreno, 2 ramas de canela y clavo (muy poca cantidad, dos palitos). Si lo preferís también podéis comprarlo envasado.

Preparación:

Primero preparamos el puré de calabaza, troceamos la calabaza, y la ponemos en un cazo, cubierta con agua, no mucha, solo hasta que quede cubierta, añadimos el azúcar moreno, la canela y el clavo. Lo ponemos a hervir todo junto, y que cueza hasta que la calabaza este bien blandita. Una vez llegado este punto, quitamos el exceso de agua, la canela y los clavos y la dejamos escurrir bien, después con un pasapures o con el mismo tenedor la trituramos hasta formar el puré. Dejamos enfriar.

Después preparamos la buttermilk, echamos el zumo de limón a la leche y dejamos reposar.

Precalentamos el horno a 180ºC. Calor arriba y abajo.

Mezclamos en un cuenco o recipiente, nuestro puré de calabaza con la buttermilk que hemos preparado y las dos cucharaditas de vainilla y reservamos.

En otro bol, tamizamos la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal, la canela y el jengibre, mezclamos y reservamos.

Seguidamente, batimos la mantequilla con el azúcar, hasta que nos quede una mezcla espumosa y blanquecina, después añadimos los huevos y la yema y seguimos batiendo, una vez integrados los huevos, echamos la harina en tres veces, a intervalos con la mezcla del puré y buttermilk, que hemos reservado.

Engrasamos el molde, y  vertemos la mezcla horneamos sobre rejilla, 45 – 50 minutos aproximadamente, dependiendo de cada horno, en mi caso, tuve que dejarlo algo más de tiempo.

Cuando este listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en el molde unos minutos hasta que podamos tocarlo, después lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Bizcocho de Chocolate

Ingredientes (Molde 18 cm. ):
  • 375 gr. de Harina
  • 95 gr. de cacao en polvo sin azúcar
  • 15 gr. de Levadura (tipo Royal)
  • 1 pizca de sal
  • 375 ml. de leche
  • 250 ml. de agua caliente
  • 115 gr. de mantequilla punto pomada
  • 400 gr. de azúcar
  • 2 huevos y una yema (tamaño L)
Preparación:

En primer lugar tamizamos los ingredientes secos, harina, levadura,  cacao en polvo, y sal. Reservamos.

Precalentamos el horno 180 ºC

Comenzamos batiendo el azúcar y la mantequilla, durante unos cinco minutos hasta que la mezcla blanquee, después añadimos los huevos y la yema, uno a uno, mientras seguimos batiendo, hasta que se integren por completo.

Por último añadimos a la mezcla, los ingredientes secos que hemos reservado, intercalando adiciones de los liquidos, agua y leche, sin dejar de batir, hasta haber incorporado todo y que la mezcla sea homogenea, terminamos de mezclar con la lengua o espatula para no sobrebatir.

Engrasamos y forramos el molde, yo le hago una base de papel vegetal para que no se me pegue por abajo. Vertemos la mezcla e introducimos al horno, durante un tiempo aproximado de 45-50 minutos, o hasta que este listo, cuando al pincharlo con un palillo o stick, este salga limpio.

Una vez listo, sacamos y dejamos reposar unos 10 minutos, tras los cuales procederemos a desmoldarlo y dejarlo enfriar sobre rejilla.

Butterswiss de Queso con Canela y Arce

Ingredientes (Aconsejo doblar estas cantidades para relleno y cobertura):
  • 250 gr. de mantequilla punto pomada
  • 3 Huevos L (solo usaremos las claras)
  • 200 gr. de azúcar
  • 150 gr. de queso crema (philadelphia)
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de sirope de Arce
Preparación:

Ponemos el azúcar y las claras en un cazo al baño María, para que el azúcar se disuelva por completo. Es importante que la temperatura no supere los 65ºC (para ello, es necesario disponer de un termómetro de azúcar), para que no se cocinen las claras. En su defecto, sabremos que esta listo, cuando tomando una pequeña cantidad con los dedos no se note para nada el azúcar.

Dejamos enfriar un poco y después batimos la mezcla aumentando la velocidad de nuestra batidora progresivamente, desde la mínima a la máxima,  durante  5 a 7 minutos hasta que forme picos, después incorporamos poco a poco la mantequilla y batimos hasta que tenga la consistencia similar a la de un helado. En este punto cambiamos al accesorio pala y añadimos el queso crema, la canela y el sirope de arce, mezclamos un poco más hasta que estos ingredientes se integren y listo.

Decoración:

  • Cobertura de Chocolate *
  • Sprinkles de Halloween 

(*) Preparamos la cobertura de chocolate,  fundiendo 175 gr. de chocolate para postres en 175 ml. de nata liquida. Cuando el chocolate se haya fundido por completo,  retiramos del fuego y añadimos unos 15-20 gr. de mantequilla fría y removemos con una cuchara de madera hasta que se funda en el chocolate y adquiera este un tono brillante.  Para servir la cobertura debéis tener en cuenta que la temperatura del chocolate debe ser la idónea ni demasiado caliente ni fria,  más bien templado de forma que nos deje trabajarlo.

MONTAJE:

De los dos bizcochos que hemos preparado se obtienen unas tres placas de cada uno, usando la medida de 18 cm. He usado dos placas de cada bizcocho para montar la tarta,  y contáis con otras dos de cada bizcocho para el desayuno!!!

Cuando los bizcochos se hayan enfriado,  cortamos las capas,  tratando de que sean del mismo nivel,  yo uso una lira para ello. 

La otra opción es hornear los bizcochos en moldes individuales para obtener ya las capas,  pero a mi esta opción no me gusta para este tipo de tarta,  ya que es difícil conseguir que las placas queden niveladas.

Ponemos la placa base sobre el stand donde la vayamos a servir, por ejemplo empezamos con el de chocolate y ponemos una buena capa de relleno, después ponemos el de calabaza y seguiremos montando el resto del mismo modo.

Después untamos ligeramente los bordes y superficie de la tarta con el relleno que nos ha sobrado, de forma que no quede del todo cubierta,  y se vean las capas del bizcocho.  

Reservamos en el frigorífico unos minutos.  

Finalmente cubrimos con la cobertura de chocolate,  vertemos un poco en la superficie evitando que llegue a los bordes y extendemos.  Después con una cuchara vamos vertiendo pequeñas cantidades del chocolate,  de forma que caigan por la tarta formando las gotas.

Finalmente, decoramos con los Sprinkles en la superficie y lista para degustar!!!!

Como os decía al principio,  la combinación de los dos tipos de bizcocho y el relleno de queso es deliciosa!!! Espero que os animéis a prepararla y si es así me encantaría ver el resultado!!! 

Antes de irme,  os dejo la anécdota de Valentina:

Más que una anécdota es algo del día a día,  todavía no entiende bien el concepto de perdonar y pedir perdón por algo, así es que cuando me enfado por algo que no quiere hacer y la reprendo por ello, al rato me dice: Mamá me perdonas? A lo que contesto: Si claro!!  Y entonces me dice: Ahora me tienes que perdonar tu ( vamos que la tengo que pedir perdón yo a ella)  y así estamos!!! 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Charlotte de Tarta de Queso

Hola a tod@s!!! Por aquí me tenéis de nuevo, este mes de septiembre está siendo especialmente complicado publicar. Para las que tenéis niños pequeños me entenderéis, la vuelta al colegio, los preparativos y con ello la vuelta a la normalidad es un proceso lento o al menos a mi me lo está pareciendo. Aunque penséis que estoy loca, estoy deseando volver a la normalidad y horarios, el verano esta genial, pero para los más peques es un descontrol en lo que a horarios se refiere.

La receta que he preparado para hoy, es ideal para despedir el verano y muy muy sencilla, aunque veáis tantos pasos, os aseguro que para su preparación no necesitáis más de una hora. Es una tarta fría que no lleva horno, la receta es del libro de Hannah Miles “Tartas de Queso.

Vamos ahora con la receta:

Ingredientes:

PARA LA BASE (Molde de 18 cm. de diametro):

  • 200 gr. de Galletas (Tipo Digestive o Graham)
  • 100 gr. de Mantequilla derretida

PARA EL RELLENO:

  • 250 gr. de Queso Mascarpone
  • 300 ml. de crème fraiche
  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharada de extracto de vainilla
  • La ralladura de 1 limón

PARA LA SALSA DE FRESAS:

  • 300 gr. de fresas
  • 100 gr. de azúcar blanquilla
  • 80 ml. de agua
  • 1 cucharadita de azúcar vainillado (Si vas a usar la vaina de vainilla en el relleno, en lugar de azucar, puedes usar la vaina para cocer con el azucar y las fresas y que adquiera el aroma)

PARA LA COBERTURA Y MONTAJE:

  • 200 gr. de Bizcochos de soletilla
  • 150 gr. de Frambuesas
  • 400 gr. de Fresas

PARA LA DECORACIÓN: 

  • Una cinta bonita para decorar

Preparación:

En primer lugar preparamos la base de la tarta, para ello engrasamos y forramos el molde con papel vegetal. Picamos o machacamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida, aplanamos la mezcla sobre la base del molde, presionando de forma que quede liso y uniforme, y lo metemos al frigorífico, mientras preparamos el relleno.

En un bol o recipiente grande, batimos el queso mascarpone, la crème fraiche, el azúcar glas, el extracto o las semillas de la vaina de vainilla (reservamos la vaina) y la ralladura de limón, hasta que adquiera una consistencia cremosa y suave. Vertemos la mezcla sobre nuestro molde y alisamos con una espátula dejando la superficie lo mas lisa posible. Llevamos al frigorífico para que enfríe, preferiblemente de una día para otro.

Preparamos la salsa de fresas, para ello, lavamos y cortamos las fresas en trocitos pequeños. Ponemos en un cazo las fresas, con el agua, el azúcar y el azúcar vainillado o la vaina, dejamos cocer a fuego medio suave, hasta que las fresas se ablanden y adquiera una consistencia de sirope. Una vez listo, colamos la salsa, presionando para sacar todo el jugo a la fruta y retiramos los restos de fruta. Dejamos enfriar.

Montaje:

Llegado el momento de servir la tarta, procederemos a desmoldarla con cuidado, pasando un cuchillo por todo el borde, y retirando el papel vegetal. La colocaremos en un plato grande o stand donde vayamos a servirla. A continuación, iremos cortando los bizcochos de soletilla, haremos un corte recto, teniendo en cuenta que una vez dispuestos en la tarta deben sobresalir por encima del relleno unos 3 cm. aproximadamente (dos dedos). La idea es que formen una pared que contenga el relleno de fruta. Vamos disponiendo los bizcochos alrededor de toda la tarta, dejando la parte redonda hacia arriba y la cara de azúcar hacia fuera.

Una vez dispuestos, los bizcochos cogeremos la cinta que hayamos elegido para decorar la tarta y la ataremos alrededor de los bizcochos. El siguiente paso es decorar la superficie con las fresas y frambuesas cortadas, después pincelaremos las frutas con nuestra salsa de fresas y lista para servir.

Tips:

  • Esta tarta necesita bastantes horas de frío, debéis prepararla un día antes, para que duerma en el frigorífico toda la noche, si me apuras, dia y medio, esto hace que adquiera una consistencia de mouse que es lo que la hace deliciosa, la salsa de fresas igualmente hacedla el día de antes.
  • Yo he usado la medida del molde según la receta, pero podéis usar un molde un poco más grande, doblando las cantidades de la receta.
  • No os emocionéis echando salsa sobre la fruta, esta se colara entre la barrera de bizcochos y la veras aparecer mojando la cinta decorativa. Puedes servirla en un jarrita como acompañamiento.

Espero que os animéis a prepararla, es una autentica delicia, y acompañada con la salsa de fresas esta riquísima!!!

Si te gustan las tartas de queso, también puedes ver esta otra receta que hice del mismo libro: “Chessecake Flor de Cerezo Japonés”.

Antes de irme, os dejo la anécdota de Valentina: 

Ha sido empezar el colegio, y los virus ya han venido a visitarnos, así es que vuelta al médico y a las medicinas, después de estar todo el verano tan ricamente. La muy pilla le encanta tanto el Dalsy como el Apiretal, se las toma sin respirar. Así que uno de los días que se quedó con los abuelos en casa, le dice a mi padre: Abuelo, me duele la tripa, dame el Apiretal ese naranja!!! Jejeje, menudo cuidado hay que tener con ella…

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

TIRAMISU

Hace años cuando empezó a picarme el gusanillo por lo dulce, una de mis primeras tartas fue el Tiramisu, lo hacía con las placas de bizcocho de Tía Mildred, en lugar de con mi propio bizcocho como ahora.

Es una de las tartas más solicitadas por mi familia, cada vez que celebramos algo, los comentarios son:

-Podías hacer Tiramisu…!!!

-A mi la que más me gusta es la Tiramisu!!

– Para que vas a hacer otra, si esta te sale muy bien!!😂😂😂

Vamos que si por ellos fuera no hacía otra tarta, así es que como es una de las que más preparo (en las celebraciones) no había tenido tiempo de hacerle una foto en condiciones, creo que ya iba siendo hora.

Por todo esto que os acabo de contar os diré que este es el #tiramisudemivida, y bajo este hastag , que le viene al pelo en mi caso,  se encuentra el reto de Adrián Solano (@adrianssolano) en Instagram, al que le agradezco su propuesta ya que con ella, me he animado a retratar y subir la receta de la tarta que viene siendo un clásico en mi familia y supongo que en muchas de las vuestras!!!

Vamos con la receta…

Ingredientes para el bizcocho (Molde 18-20cm. aproximadamente) con estas cantidades salen tres placas.

  • 260 gr. de Harina
  • 3 Huevos y 1 Yema (L)
  • 200 ml. de Leche
  • 150 gr. de mantequilla sin sal
  • 200 gr. de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal

Preparación:

En primer lugar tamizamos la harina y la levadura y reservamos.

Precalentamos el horno a 180ºC. Calor arriba y abajo.

Batimos la mantequilla (que debe estar a temperatura ambiente) con el azúcar, hasta que nos quede una mezcla espumosa y blanquecina, después añadimos el extracto de vainilla y los huevos y la yema y seguimos batiendo, una vez integrados los huevos, añadimos mezcla de harina y levadura en tres veces, a intervalos con la leche, y batimos hasta que la mezcla sea homogénea, no conviene sobrebatir.

Engrasamos el molde (yo uso Spray Desmoldante) y forramos la base del molde con papel vegetal,  vertemos la mezcla y horneamos sobre rejilla, 45 – 50 minutos aproximadamente, dependiendo de cada horno, en mi caso, tengo que dejarlo algo más de tiempo.

Cuando este listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en el molde unos minutos hasta que podamos tocarlo, después lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Ingredientes para la crema Tiramisu:

  • 3 Huevos L
  • 1 Tarrina de queso Mascarpone
  • 125 gr. de azúcar
  • 250 ml. de Nata*

(*) Yo uso Nata Vegetal de la marca Ambiante, soy muy fan de esta nata, tiene una consistencia ideal, monta muy bien, no es necesario añadirle azúcar y aguanta perfectamente a temperatura ambiente, dicho sea de paso esto no es una colaboración, es que me gusta mucho y suelo utilizarla en mis recetas. Podéis encontrarla en tiendas de repostería, también hay otras marcas, pero a mi la que más me gusta es esta. Podéis usar Nata de montar de la marca que usáis habitualmente.

Preparación de la crema Tiramisu:

Separamos las yemas de las claras y batimos las primeras con el azúcar muy bien, podéis hacerlo manualmente, aunque tendréis que hacerlo enérgicamente o con varillas eléctricas. Cuando este bien mezclado se une el queso mascarpone y mezclamos bien hasta conseguir una crema. Reservamos en el frigorífico.

Montamos la nata (2 opciones):

  1. Con Nata Vegetal, montamos bien la nata, yo meto el bol y el accesorio varilla de la KA, en el frigorífico un cuarto de hora-veinte minutos antes, para que estén bien fríos.
  2. Con Nata de montar de vuestra marca habitual, debéis añadir a la nata 250gr. de azúcar, adicionales a los que figuran en la receta.

Una vez tengamos la nata bien montada, mezclamos con la crema de yemas y mascarpone que nos esta esperando en el frigo, mezclamos poco a poco con ayuda de una espátula, con movimientos envolventes para evitar que la nata baje. Hay que mezclarlo bien y de nuevo al frigo.

Montaje y Decoración:

  • Café
  • Crema de whisky Bailey’s
  • Manga pastelera
  • Cacao en polvo para decorar

Para emborrachar el bizcocho, necesitamos una taza de café por cada una las capas del bizcocho, con un buen chorro de Crema de whisky Bailey’s. Yo suelo hacerlo en una cafetera  grande y lo hago descafeinado, más que nada porque si el evento es por la tarde, puede que alguno no pegue ojo con tanto café.

Ahora viene la parte difícil, esta tarta para mi gusto va muy mojada, esto dificulta el montaje, de hecho al hacerle las fotos,  fue todo un reto el traspaso al stand de tartas y que no se me desmontará. Os aconsejo que la monteis donde la vayáis a servir después, para evitar esos apuros.

Bueno creo que no hace falta decir que antes de nada, hay que cortar el bizcocho en tres capas, yo lo hago con una lira, también podéis hacer tres bizcochos en lugar de uno, pero a mi no me gusta, porque luego salen desniveladas las capas por lo menos según mi experiencia.

Vamos allá…

Disponemos la que será la capa base de nuestra tarta y mojamos bien con la mezcla de café y Bailey’s. Una vez lista, sacamos la crema del frigo y ponemos la capa de crema, yo lo hago todo con la manga pero sin boquilla, primero dispongo una capa de crema en el centro y la extiendo con la espátula y luego decoro el borde haciendo las borlas que veis en la imagen, como digo, todo sin boquilla, para mi gusto queda mejor.

El resto de capas seguiremos la misma operativa, una vez dispongamos la primera capa, la de arriba, extenderemos un poco de la crema para cubrir y haremos la decoración. Finalmente espolvoreamos con ayuda de un tamiz o colador con el cacao en polvo.

Apuntes de ultima hora:

  • Yo el bizcocho y el café los preparo el día anterior, el café no debe estar caliente.
  • Cuando mezcleis café y Bailey’s probad un poquito para aseguraros de que os gusta el resultado.
  • No podré mostraros el corte de esta delicia, me conformo con haber tenido tiempo de hacerle fotos el mismo día del evento, el corte no fue posible…lo siento, quizás en otra ocasión…

A comer…!!!!

Esta tarta y su receta son muy especiales para mí, llevo muchos años haciéndola y con el tiempo la he ido perfeccionando. Hoy la comparto con vosotros, para que igualmente pueda formar parte de vuestras celebraciones familiares. Espero que os guste, y que os animeis a prepararla, si es así me encantaría ver el resultado.

Antes de irme, os dejo la anécdota de Valentina:

A Valentina le encanta el chocolate , supongo que como a la mayoría,  cuando toma Cola-cao lo que más la gusta es echarselo y comérselo a cucharadas. Normalmente la vigilo para que no se pase con las cucharadas,  pero una tarde que me despiste con otra cosa, cuando me doy cuenta la miro con toda la boca de chocolate y comiendo y la digo: Pero bueno,  ya no comas más que te va a caer mal y me dice: Pues cierralo que si no me lo como todo!!! 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

 

NUDE CAKE DE ZANAHORIA CON CREMA DE QUESO CANELA Y ARCE

Hola de nuevo a tod@s!!! Para este último viernes de mayo, traemos nueva receta para homenajear al protagonista de este mes, en el reto “Una galleta un cuento” organizado por Patricia Blanco Budia del Blog Patty’s Cake. Como os decía este mes tenemos un protagonista especial que la misma Patricia eligió el mes pasado al quedar ganadora del reto anterior con su preciosa tarta “Naked Cake de Camomila con mouse de fresa y mermelada de fresa casera” os aconsejo que os paseis a visitar esta delicia que nos preparó Patricia, yo quede prendada y ya la tengo anotada en mi lista de pendientes… Bueno ahora si os desvelo el cuento de este mes que no es otro que el tierno y dulce “Bambi”.

Quien no conoce este cuento? Creo que todos tenemos recuerdos de el durante nuestra infancia, aún así os dejo una breve introducción como siempre:

Bambi es un cervatillo recien nacido, en el bosque todos estaban impacientes por su llegada, así que es un día muy especial, porque por fin le van a conocer.

Durante el primer año de su vida, Bambi vive con su mamá y sus amiguitos de otras especies como el conejito llamado “Tambor” en lo profundo del bosque, y es muy feliz.

Su madre le enseña todo lo relacionado con la vida en el bosque, y poco a poco va dejando que Bambi empiece a cuidar de si mismo, para ello un buen día lo lleva una parte del bosque, que es preciosa y el nunca había visitado, allí le habla por primera vez de los humanos y del peligro que conlleva esta por allí solo…

Os dejo enlace con más información sobre el cuento aquí.

P1150373_r

Ahora vamos con mi propuesta para “Bambi”, en esta ocasión he preparado uno de mis bizcochos favoritos, el de zanahoria, me encanta , es uno de los más ricos y junto con una buena crema de queso, resulta delicioso.

P1150378_r

He usado un molde de 15 cm. Con estas cantidades, me ha salido el bizcocho que veis en las imagenes, he horneado el bizcocho y luego lo he cortado en tres capas dejando la primera capa sin nivelar para darle un aspecto mas rustico. Si quereis que os salga más grande y mas alto, tendreis que que doblar o triplicar las cantidades.

La crema de queso la he adaptado de otra de mis recetas, y me ha sorprendido el resultado, sobre todo el toque que le da la canela y el sirope de Arce, creo que es la que más me ha gustado de las que he hecho.

BIZCOCHO DE ZANAHORIA

Ingredientes: (Molde 15-18 cm. aprox.).

  • 250 gr. de Harina
  • 2 cucharaditas de Levadura en polvo
  • 2 cucharaditas de canela
  • 1 cucharadita de jenjibre en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 100 gr. de azucar moreno claro
  • 175 ml. de aceite de girasol
  • 3 Huevos
  • 340 gr. de zanahoria picada o rallada
  • 70 gr. de nueces troceadas o picadas
  • Pizca de sal

P1150387_r

Preparacion:

Tamizamos los ingredientes secos, harina, levadura y especias. Reservamos.
Rallamos o picamos la zanahoria y troceamos las nueces. Reservamos.
Precalentamos el horno 180 grados.
Comenzamos batiendo el azúcar con los huevos y la pizca de sal, vamos añadiendo los huevos uno a uno hasta que se integren en la mezcla, batimos durante unos minutos.
Después añadimos el sirope de arce y seguimos batiendo. A continuación echamos el aceite poco a poco mientras seguimos batiendo unos minutos más.
Ahora integramos los ingredientes secos a la mezcla, vamos añadiendolos gradualmente, nos ayudamos de la espátula para raspar la harina adherida a las paredes del bol, no es necesario sobrebatir, terminaremos mezclando con la espátula. Añadimos la zanahoria y mezclamos muy bien y después las nueces y mezclamos de nuevo hasta que la mezcla sea homogénea.
Vertemos la mezcla en el molde previamente engrasado, yo le pongo una base de papel vegetal en el fondo del tamaño de la base del molde.
Horneamos a 180 durante 45-50 minutos aproximadamente.
Una vez listo, sacamos y dejamos enfriar dentro del molde unos diez minutos, después desmoldamos y dejamos enfriar el resto sobre rejilla.
Mientras enfría preparamos la crema de queso.
CREMA DE QUESO CON CANELA Y ARCE
Ingredientes:
  • 200 gr. Queso Philadelphia
  • 250 gr. Queso Mascarpone
  • 100 gr azucar glace
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • 1/4 cucharadita de Gellespessa*

(*) La Gellespessa es un espesante alimenticio para salsas y cremas, podéis encontrarlo en tiendas de Repostería o en algunos comercios, si no me equivoco creo que Carrefour, si que lo tiene.

Preparación:

En el bol de la batidora que habremos metido previamente a la nevera una media hora antes de la preparación, echamos los quesos, el azucar glas, la canela y la Gellespessa, batimos con el accesorio pala. Según mezclamos vamos subiendo la velocidad, paramos y echamos el sirope de arce, seguimos batiendo un poco más hasta llegar a la velocidad máxima, y que todo este bien mezclado y listo.
MONTAJE
Una vez tengamos lista nuestra crema cortamos el bizcocho, en tres capas, yo utilizo una lira para dejarlos bien nivelados. Ponemos la base del bizcocho en una blonda de su medida o directamente en el stand donde vayamos a servirla, y disponemos la crema con una espátula, y montamos la siguiente capa del mismo modo. Una vez montada podemos espolvorear la superficie con azúcar glas con azúcar glas y decorarla con algunas flores, yo esta vez me he animado a ponerle estas florecillas, se llaman “Paniculata”, creo que le dan un toque muy bonito a la tarta.
Espero que os haya gustado mi propuesta, queda una tarta deliciosa, y la crema de queso esta riquísima, os animo a prepararla.
Si quieres ver el resto de propuestas que han preparado mis compañeras del reto, haz clic aquí.
Antes de irme os dejo con la anécdota de Valentina:
Una tarde que estaba con sus primos y estaban dando todos mucha guerra , mi hermano les dijo: Anda venga tenéis que jugar a algo, al escondite inglés, así que se pusieron todos a jugar. A Valentina el juego no debió hacerle mucha gracia ya que dos días después, me dice: Mamá, yo no quiero jugar al escondite inglés con los primos, yo quiero jugar al escondite español!!! 😂😂😂
Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!
¡¡¡Dulces Postres!!!

DEVIL’S FOOD CAKE {TARTA DEL DIABLO}

Como cada mes, nos reunimos las participantes del reto “Una galleta un cuento” organizado por Patricia de Patty’s Cake. Podéis ver toda la información en los enlaces que os dejo en cada nombre.

“Bien sabido es, que la avaricia rompe el saco” creo que este refrán define muy bien a uno de los personajes de nuestro cuento “Los tres pelos de oro del diablo”. Este es el cuento que ha elegido nuestra compañera Patricia Pilar Ramirez (Pat&Co) ganadora del Reto anterior con sus preciosas ovejitas, aquí os dejo enlace donde podéis verlas.

Este cuento para mi es nuevo no lo había oído, pertenece a los cuentos de los Hermanos Grimm, a continuación os hago un breve introducción:

Una familia humilde concibió un hijo que nació de pie, esto según las gentes del lugar, significaba que tendría buena suerte y todo le saldría bien, su porvenir auguraba que se casaría con la hija del rey.

Como el rey tenía muy mal carácter no le gustó nada la idea y fue a conocer a los padres del niño a los que ofreció una suma por llevárselo con él, finalmente a pesar de que no les gustaba la idea, accedieron a la petición del rey pensando que sería bueno para su hijo.

El Rey se llevo al niño y se deshizo de él metiendolo en una caja y echándolo al río, pensando que de esta manera se libraría de las predicciones, pero lo que no sabía es que se equivocaba, ya que la caja flotó hasta llegar a orillas donde vivía un molinero que la recogió…

Si queréis conocer el resto de la historia aquí os dejo enlace, la verdad es que este cuento me ha parecido bastante curioso e interesante…

Vamos ahora con mi propuesta, esta vez no era muy complicado dado que el diablo da mucho juego. Yo decidí preparar esta “Tarta del Diablo o Devil’s Food Cake” y es que el nombre le va que ni pintado, porque es un pecado lo buena que esta, jejeje…venga vamos con la receta.

BIZCOCHO

Ingredientes para el Bizcocho (con estos ingredientes salen tres placas de bizcocho de 20 cm):

  • 240 ml. de agua caliente
  • 65 gr de cacao en polvo
  • 230 gr. de Harina
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de Bicarbonato sódico
  • 16 gr. de Levadura en polvo Royal
  • 200 gr. de azúcar blanca
  • 150 gr. de azúcar moreno integral moskovado (podéis usar azúcar moreno normal)
  • 150 gr. de mantequilla punto pomada
  • 3 Huevos L
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 290 ml. de leche

Preparación:

Como siempre recordar que la mantequilla, leche y huevos deben estar a temperatura ambiente.

Tamizamos la harina, y el cacao y los mezclamos con todos los ingredientes secos, sal, bicarbonato y levadura. Reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar (blanca y moreno) muy bien hasta que la mezcla se integre por completo, después vamos incorporando los huevos uno a uno para que se mezclen bien, después añadimos la cucharadita de vainilla, mezclamos.

Lo siguiente será añadir los ingredientes secos a la mezcla, vamos incorporando poco a poco e intercalamos con los líquidos, agua y leche, añadimos la mezcla seca y la liquida en varias adicciones hasta terminar, y que la mezcla se homogénea. Terminamos de mezclar con la espátula no es necesario sobrebatir.

Vertemos la mezcla, en los moldes, yo he usado tres moldes de 20 cm, a los que les he puesto una base de papel de horno y los he engrasado con spray desmoldante.

Metemos al horno precalentado a 180 grados, sobre rejilla. En mi caso he horneado primero dos y después el tercero, no me gusta meterlos todos juntos porque no caben bien y se desnivelan.

El tiempo de horneado unos 20-30 minutos aproximadamente.

Una vez listos, los sacamos y dejamos enfriar sobre rejilla.

EL RELLENO

Ingredientes para el relleno:

  • 300 gr. de azúcar glasé
  • 60 gr. de cacao en polvo
  • 180 gr. de mantequilla punto pomada
  • Un chorro de Baileys al gusto
  • 225 ml. de Nata Liquida (Yo he usado Nata Vegetal Ambiante, si usáis este tipo de nata, hay que bajar la cantidad de azúcar glasé para que no quede muy dulce)

Preparación:

Tamizamos el azúcar glasé con el cacao y batimos con la mantequilla y la nata, echamos el chorro de Baileys y batimos muy bien hasta adquirir la consistencia adecuada. Reservamos en el frigo hasta que la vayamos a usar para el relleno.

ALMIBAR

Yo he preparado un almíbar, esto es opcional, porque el bizcocho es bastante esponjoso y jugoso y en principio no lo necesita.

Ingredientes:

  • 1 Taza y media de agua
  • 1 Taza y media de azúcar
  • 2 cucharaditas de café soluble descafeinado

Preparación:

En un cazo llevamos a ebullición el azúcar con el agua unos 2-3 minutos.

Retiramos del fuego y disolvemos el café en el almíbar y dejamos enfriar.

COBERTURA DE CHOCOLATE

Ingredientes:

  • 300 gr. de chocolate para fundir (Yo uso Nestle Postres)
  • 300 gr. de Nata Liquida (en este caso he usado President)
  • 75 gr. de Mantequilla fría

Preparación:

Fundimos el chocolate en la nata, cuando ambos estén bien mezclados añadimos la mantequilla y dejamos que se funda dando vueltas, veremos que adquiere brillo, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

MONTAJE:

En primer lugar mojamos las capas de bizcocho con el almíbar, no lo he usado todo es mucho, podéis incluso hacer una taza en lugar de taza y media, os aconsejo mojar solo la capa superior y la inferior dejando la del medio sin humedecer, esto evitara que se os desmonte, ya que como os digo anteriormente el bizcocho es bastante esponjoso, y corre el riesgo de romperse.

Ponemos la capa base en una oblea y vamos incorporando el relleno, montamos la siguiente capa y lo mismo hasta llegar a la superior.

Lo siguiente sera cubrir la tarta con la cobertura, en primer lugar hay que asegurarse que la temperatura es la adecuada, no este muy caliente ni tampoco se enfríe ya que endurecerá. Una vez tengamos lista la cobertura con la temperatura adecuada, vertemos la mezcla sobre la tarta para que vaya cubriéndola todo el chocolate, yo he puesto la tarta sobre una rejilla y debajo de la rejilla un recipiente grande donde va cayendo el chocolate. La verdad es que es bastante escandaloso tanto chocolate por todas partes jajajaja, pero que rico!!!!

DEGUSTACIÓN:

Podéis serviros….jejejeje

Puede parecer un tanto empalagosa con tanto chocolate, pero la verdad es que esta muy buena y su sabor resulta suave, el Baileys le da un toque especial al relleno, os la recomiendo sin duda, ahora si comer con moderación por favor!!! esto es un bomba calorica!!! yo ya estoy repartiendo trozos….

Aquí podrás ver el resto de propuestas que han preparado mis compañeras.

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

El jueves pasado que estuvo en casa de mis suegros pasando el día con ellos. Le dice a mi suegra: Abuela, tu mandas en esta casa? Y ella le dice: Si Claro! Y a su vez ella le pregunta: Y en tu casa, quien manda? Y Valentina dice: Mi Mamá, a esto que mi suegra le dice: Y tu Papá no? Y dice: No, manda mi Mamá, mi Papa no manda porque no es una mamá… (me parto, aunque no le quito razón, si que mando yo…jejeje (risa maliciosa))

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Chessecake Flor de Cerezo Japonés

Ay que calor que estamos pasando aquí en Madrid!!! Se está haciendo dura la llegada de las ansiadas y necesitadas vacaciones, y vosotros ya estáis de vacaciones??
Pues como a mi aún me queda y me gusta torturarme, yo sigo encendiendo el horno, aunque esta vez de horno lleva muy poquito, es una receta más bien fresquita así que podéis animaros a hacerla, la mayor parte del proceso se lo lleva el frigorífico….jejeje
El año pasado finalizado el verano, me regalaron un libro que tenía muchas ganas de tener, “Tartas de Queso” de Hannah Miles, me encantó esta receta pero pensé que era adecuada para la época de calor y al final como el tiempo pedía otro tipo de recetas, no me puse, pero este año he decidido empezar a sacarle el jugo.
Este receta me gustó sobre todo por la estética de la tarta y desde luego está riquísima, solo le cambiaría un pequeño detalle que luego os contaré…

Se trata de un Chessecake que lleva una base fina de bizcocho, y como ingrediente principal en su interior compota de cerezas!!! Te va gustando la idea?? Pues vamos con los ingredientes…
Ingredientes (Para la base de bizcocho):
  • 55 gr. de mantequilla pomada
  • 55 gr. de azúcar
  • 1 Huevo
  • 2 cucharaditas de Té Matcha en polvo (Opcional)*
  • 1 cucharada generosa de Crème Fraiche
  • 55 gr. de Harina Leudante tamizada**

(*) Os pongo opcional y aquí es donde os cuento el pequeño detalle al que os hacia referencia. Es la primera vez que utilizaba Té Matcha en una receta, es más es la primera vez que lo probaba y para ser sincera no le he encontrado nada especial, la verdad es que con la de recetas que se ven ahora y que utilizan este ingrediente, a mi no me ha cautivado, que le vamos a hacer para gustos los colores, si te pasa igual que a mi, pues o no lo pones o puedes sustituirlo por cacao en polvo.

(**) La harina leudante es muy fácil de hacer, se obtiene de mezclar harina, levadura en polvo y sal, os anoto las cantidades que yo hice:

  • 150gr. de Harina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal

Tamizamos todos los ingredientes y mezclamos, después puedes conservarlo en un bote, anotando la fecha de caducidad, que será la fecha de caducidad que tenga la levadura que has usado.

Preparación de la Base:

Preparamos un molde desmoldable de unos 23 cm, engrasamos y forramos la base con papel de hornear y reservamos. Precalentamos el horno 180º.

Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que la mezcla blanquee y sea homogénea, sin dejar de batir añadimos el huevo. Disolvemos el Té Matcha en una cucharada de agua caliente y lo añadimos a la mezcla, junto con la cucharada de Creme Fraiche, finalmente incorporamos la harina leudante que habremos preparado anteriormente, mezclamos bien para que todo quede integrado y vertemos en el molde. Horneamos durante unos 15-20 minutos aproximadamente. Una vez transcurrido este tiempo lo sacamos y lo dejamos enfriar sin desmoldarlo, mientras podemos ir preparando el Chessecake.

Ingredientes Chessecake:

  • 4 láminas de gelatina
  • 200 gr. de queso crema
  • 250 gr. de queso ricotta
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 150 ml. de nata para montar
  • 400gr. de compota de cerezas*

(*) En primer lugar prepararemos la compota de cerezas, os aconsejo lo hagáis con bastante anterioridad, yo la hice una semana antes que la tarta.

Ingredientes para la Compota:

  • 400gr. de cerezas deshuesadas (yo use unos 750 gr. de cerezas aproximadamente)
  • 120ml. de zumo de naranja
  • 50 gr. de azúcar avainillado
  • Ralladura de un limón

Preparación de la Compota:

Lavamos y deshuesamos las cerezas

En una olla o cazo ponemos el zumo de naranja, el azúcar y la ralladura de limón a fuego alto para que se disuelva el azucar. Después agregamos las cerezas, y cocemos a fuego medio hasta que adquieran una textura blanda pero sin romperse, unos 15-20 minutos.

Una vez listo lo pasamos a un bote hermético y lo dejamos enfriar muy bien antes de meter en el frigorífico.

Preparación del Chessecake:

En primer lugar ponemos las hojas de gelatina en un bol o recipiente con agua para que se ablanden, yo las he puesto por separado.

En un bol o recipiente batimos el queso crema, el queso ricotta, la vainilla y el azúcar, hasta que la mezcla quede suave, reservamos.

Ponemos la nata en un cuenco resistente y sobre un cazo de agua hirviendo para calentarla, se trata de templarla un poco, agregamos las láminas de gelatina escurridas una a una y vamos removiendo hasta que se disuelvan por completo.

Seguidamente colamos la nata para deshacernos de posibles restos de gelatina no disueltos y añadimos la nata a la mezcla de queso mientras batimos.

Trituramos la compota de cerezas hasta que se convierta en un puré. Echamos un tercio del puré en la parte central de la base de bizcocho dejando libres borde. El resto del puré se lo añadimos a la mezcla de queso y removemos pero no demasiado para conseguir un efecto veteado.

Vertemos la mezcla sobre la base de bizcocho y extendemos con una lengua o paleta para que quede liso. Metemos al frigorífico mínimo tres horas, yo os aconsejo que la dejéis hasta el día siguiente.

Decoración:

  • 15 gr. Chocolate negro derretido
  • 1 manga desechable
  • 1 boquilla pequeña redonda
  • Flores de azúcar

Derretimos el chocolate en el microondas, un poquito para no pasarnos, después lo dejamos atemperar para que coja la consistencia adecuada para poder hacer el dibujo.

Introducimos el chocolate en la manga con la boquilla, yo lo hice sin ella, y dibujamos sobre la tarta, las ramas simulando un cerezo, creo que no ha quedado mal aunque se puede mejorar…

Si la tarta esta fria, el chocolate enseguida se endurecerá, después disponemos las flores de azúcar, podemos pegarlas con el chocolate derretido restante.

Que opinas? Te animas a intentarlo? Si es así me encantaría ver el resultado

Vamos con la anécdota de Valentina:

Una tarta como esta merece una dulce anécdota, ahí va, durante un viaje en el coche, era de noche y Valentina empezó a preguntar por la Luna que la íbamos viendo, esa noche era llena y muy bonita!! Y la Luna vive en el cielo? Le conteste: Si y ella siguió preguntando: Y el sol? Yo dije: También. Y me dice: Y donde esta el sol? Contesté: Durmiendo y me dice: Entonces hay que hablar bajito para que no se despierte…jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

_20150831_010046

Red and Blue Velvet Layer Cake

Esta tarta la hice con mucho cariño para una familia muy especial para mí.
Conocí a Silvia y Alvaro cuando tenían cuatro y seis añitos, fue uno de mis primeros trabajos, estar a cargo de su cuidado.  Hoy día son dos jóvenes excepcionales,  y a pesar de que ya no necesitan niñera, yo sigo manteniendo relación con esta familia, a la que a través de esta entrada, quiero agradecer el cariño y la bondad que siempre han tenido conmigo.
Tenía muchas ganas de hacer esta tarta y que mejor momento que la visita de Silvia que se encuentra estudiando en Estados Unidos. Es por este motivo que me pareció una ocasión ideal el publicar esta receta hoy día 4 de julio, El Día de la Independencia en los Estados Unidos. Quería hacer algo relacionado con esta festividad,  y que se reflejará de algún modo en el dulce. Aunque no lleve a cabo mi idea inicial (esa me la guardo para otra ocasión) mi intención era reflejar los colores de la bandera Americana
Debo decir, que es una de las tartas que mas me ha gustado, la combinación del bizcocho red velvet, con chessecake es deliciosa y queda muy suave…os la recomiendo sin duda, ahora vamos con la receta!!!
Lo primero que vamos a preparar es el relleno de la tarta que en este caso se trata de un Chessecake, este debéis hacerlo un día antes que los bizcochos.
Ingredientes (molde 20 cm.)
  • 75 gr. de Chocolate blanco
  • 625 gr. de Queso crema (tipo Philadelphia)
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 Huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:

En primer lugar derretimos el chocolate blanco y lo dejamos enfriar.

Precalentamos el horno a 160ºC.

Batimos el azúcar con el queso hasta que este bien mezclado, después incorporamos la vainilla y el chocolate fundido y batimos. Por ultimo añadimos el huevo y batimos todo, hasta que la mezcla sea homogénea.

Vertemos la mezcla en el molde, previamente engrasado y forrado el fondo, y horneamos a 160º unos 30-40minutos aproximadamente.

Cuando haya transcurrido este tiempo, sin abrir el horno, lo apagamos y dejamos el chessecake dentro, unas 8 horas aproximadamente, yo lo hice por la noche hasta el día siguiente. Después a la nevera.

Ingredientes Bizcochos (2 Moldes 20cm.) La receta es del libro de Alma Obregón.
  • 120ml. de aceite de oliva suave (en mi caso aceite de girasol)
  • 320 gr. de azúcar
  • 2 huevos L
  • 2 cucharadas rasas de cacao sin azúcar
  • 3 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250 ml. de leche
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 300 gr. de Harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de colorante en pasta rojo (Extra red de Sugarflair)
  • 1 cucharadita de colorante en pasta azul*

*El teñido azul no salió del color esperado,  más bien tirando a turquesa,  verdoso, os aconsejo para conseguir un tono más azul, echar también un poquito de color violeta.

Preparación:

En primer lugar preparamos buttermilk casero, a los 250ml. de leche le añadimos el zumo de limón y dejamos reposar.

Tamizamos los ingredientes secos, la harina y el cacao y reservamos.

Precalentamos el horno 180ºC, calor arriba y abajo.

En un bol o recipiente, batimos bien el azúcar con los huevos y el aceite, hasta que todo quede bien integrado. Después añadimos la harina y el cacao,  alternando con la buttermilk que hemos preparado al principio. Iremos añadiendo un tercio de la harina y luego buttermilk, así hasta terminar por ultimo con la harina. A esta mezcla incorporamos el resultado de añadir al vinagre la cucharadita de bicarbonato de soda, hara reacción y comenzará a burbujear, en este momento hay que echarlo a la mezcla sin dejar de batir. Por ultimo añadimos el extracto de vainilla. Pero aún no vamos a teñir la mezcla, primero he pesado la masa y la he dividido por igual en dos recipientes, después teñimos cada mezcla de un color y vertemos en dos moldes individuales que habremos engrasado y forrado (solo la base) previamente.

Metemos los moldes al horno, y horneamos 45-50 minutos, en mi caso fueron algunos más, ya sabéis que ahí dependerá sobre todo de vuestro horno.

Transcurrido el tiempo de horneado, una vez hayamos comprobado que el palito sale limpio, sacamos del horno y una vez que podamos desmoldarlos, yo dejo pasar unos 10 minutos aproximadamente, lo dejamos enfriar sobre rejilla.

Montaje y Decoración:

  • 300 gr. de Nata para montar (Yo he usado Nata Vegetal)
  • Frambuesas, fresas y arándanos
  • Bizcocho desmigado
  • Azúcar glas

En primer lugar igualamos los bizcochos y la chessecake en caso de que haya diferencias con el diámetro. Después montamos los bizcochos y el chessecake dejando este ultimo en el medio, no es necesario poner relleno o crema adicional, ya que el chessecake es húmedo y se adhiere a los bizcochos sin problema.

Para terminar cubrimos la tarta con la nata, y decoramos con los frutos rojos. Y espolvoreamos el borde de la tarta (opcional) con restos del bizcocho desmigado.

 

Que te animas?? Quizás pueda parecer más complicada por el tema de andar haciendo el chessecake, pero os puedo asegurar que es muy sencilla y lo mejor es después cuando te la comes…!!! Jejeje

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

Ahora estamos en la etapa del porque?  Así que pregunta muchísimo el porque de todo,  hay cosas que son fáciles de aclarar y otras no tanto, la última ha sido esta mañana,  estaba viendo los dibujos en la televisión,  en concreto la película “El Rey León” y me pregunta: Mamá,  porque es León?  no se me ha ocurrido otra respuesta que: Porque nació León,  y parece que le ha servido,  jejeje!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

 

 

 

 

 

 

Apple and Strawberry Pie

O “Pastel de Manzana y Fresa” tenía muchas ganas preparar este tipo de Tarta, llevo un tiempo viendo la gran variedad que hay de ellas y que mejor ocasión que para celebrar el día de la madre.

Tengo que confesar que el resultado me ha sorprendido,  pues el proceso es bastante laborioso y al ser la primera vez…ya se sabe, pero me ha encantado hacerla, lo bonita que queda en las fotos en crudo, y lo que mas me gusta sobre todo el tema de las decoraciones, echaba de menos el fondant, que por tiempo últimamente lo tengo aparcado.

Creo que tanto para la decoración como para el relleno,  estas tartas dan mucho juego,  pues prácticamente puedes utilizar y hacer las combinaciones de ingredientes que te apetezca. En el caso de la masa yo lo tenía claro,  he utilizado la misma receta que hice para estos Corazones de masa quebrada y la verdad que es un acierto. Vamos con la receta!!!

Ingredientes para la masa (Esta es la receta base, hay que doblar estas cantidades):

250 gr de Harina

15 gr de azúcar (la mitad avainillada)

120 gr de mantequilla sin sal en dados fríos

1 huevo

1 pizca de sal

3 cucharadas de agua muy fría

Ingredientes para el relleno:

1/2 kg de fresas

2 manzanas pequeñas (260 gr. Aprox.)

90 gr. de azúcar

25 gr. de Harina

1/2 tsp de canela

Decoración y acabado 

2 Tbsp de azúcar para rociar antes de meter al horno

Huevo batido para sellar y pincelar

Colorante en pasta (en mi caso Wilton)

Expulsores y cortadores varios

Preparación de la masa:

Echamos todos los ingredientes en el bol y batimos con varillas hasta que la consistencia sea de tierra, cambiamos al accesorio gancho, si lo hacéis con amasadora, dejamos que amase hasta que forme una bola, sin sobrebatir demasiado, enseguida tendremos una masa compacta y suave. Envolvemos la masa en papel film sin amasar con las manos nos ayudaremos del papel film para irlo cerrando compactando la masa en forma de paquete que llevaremos al frigorífico.

Preparación del relleno:

Cortamos las manzanas y las Descorazonamos, troceamos las manzanas y las fresas y las ponemos en un bol junto con el azúcar,  removemos bien y lo metemos en el frigorífico.

Preparación Decoraciones y acabado

Sacamos la masa que tenemos en el frigorífico y la partimos en dos,  un trozo más grande que el otro para la base de la tarta,  nos quedamos con este y la otra parte volvemos a meterla a refrigerar.

Alisamos nuestra masa base con un rodillo, es mejor que la masa este cubierta por arriba y abajo de papel film y pasemos el rodillo por encima alisando y dándole forma circular del tamaño del molde que vamos a utilizar. Una vez tengamos la forma y tamaño adecuados, volcamos la masa encima del molde y vamos aplanando y ajustando la masa dándole la forma de los bordes e intentando que sobresalga un poco de masa por arriba para poder disponer después los adornos…. en mi caso el molde que he utilizado no me daba mucho margen, en fin no ha salido mal del todo…

Una vez dispuesta la masa en el molde tapamos con papel film y de nuevo al frigorífico.

Ahora le toca el turno a las decoraciones, cogemos la otra parte de la masa que habíamos reservado y seguimos el mismo proceso que con la base, dejaremos una parte para las tiras que cubren la tarta…aquí me quedé corta, por ello mejor doblar la receta, así más vale que sobre…la meteremos al frigo, y nos centraremos en las decoraciones.

Alisamos la masa y con los cortadores que hayas elegido vais haciendo las formas, recordad que está masa es mejor no manipularla con las manos,  durante todo el proceso me he ayudado del papel film y del rodillo, pues corremos el riesgo de que se vuelva demasiado elástica y cuando la cortas encoge, esta quizás sea la parte más engorrosa de toda la elaboración pero merece la pena ver el resultado.

Ponemos las decoraciones en una tabla o plato llano y al frigo también tapadas con film.

Opcional

Si os animáis podéis coger una parte de la masa y teñirla con colorante en pasta del color que más os guste, yo a pesar de que no las tenía todas conmigo escogí un color rosado y teñi una pequeña parte para el centro de las flores, tengo que reconocer que el resultado me gustó bastante, lo que hice fue mojar un poquito un palillo con tinte,  hundirlo en la masa y mezclarla bien con el tinte para que cogiera todo el color, después lo dejé unos minutos en la nevera, transcurrido este tiempo podéis hacer las formas que queráis con la masa teñida siguiendo siempre el proceso anterior, yo en este caso hice las bolitas a mano para el centro de las flores, otra opción en lugar de teñir la masa, sería hacer las formas y pintarlas posteriormente con un pincel…esto tengo que probarlo en otra ocasión

Lo siguiente será preparar las bandas que cubrirán la tarta,  alisamos con el rodillo, yo me he ayudado de una regla y podéis usar un cortador de pizza o Una esteca para ir cortando las tiras, yo las hice de un centímetro aproximadamente, ahí ya según gustos y la idea que tengáis, las que he podido ver en Pinterest, suelen hacerlas mucho más anchas.

Precalentamos el horno a 200 grados y mientras sacamos la base y el relleno.

Quitamos el líquido que se ha generado en la mezcla de fresas y manzana e integramos la harina y la canela, removemos bien todo y vertemos la mezcla dentro de la base,  extendemos bien.

Pincelamos el borde del molde y ponemos las tiras que hemos preparado intercalándolas en diagonal y cruzandolas o como más os guste,  finalmente disponemos las decoraciones en el borde de nuestro molde y para terminar pincelamos todo con el huevo batido, espolvoreamos con azúcar y al horno unos 35-40 minutos,  en mi caso fue un poquito más.

 Cuando veáis que empieza a dorarse la masa y el relleno burbujea estará lista,  la sacamos, la dejamos enfriar y lista…si os la tomáis templadita esta deliciosa, también ideal acompañarla con helado…

Quien se anima?? Si lo haces,  hazme llegar la foto!!!

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

El sábado pasado viene con su padre toda contenta,  y me dice: Mamá hemos hecho un regalo para ti,  hemos estado decorando una tarjeta y te vamos a hacer un regalo!!! Jajajaja a mi marido se le quedó una cara de poker, me parto, que graciosa!!! Me encanta la naturalidad e inocencia con la que lo hizo…lástima que con la edad lo perdamos, para mi el mejor regalo su carita diciendomelo jejeje

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

 ¡¡¡Dulces Postres!!!