PANECITOS BRÖTCHEN

Hola a tod@s!!!  Hoy toca nuestra cita mensual con el reto “Una galleta un cuento” organizado por Patricia Blanco Budia de “Patty’s Cake”.  La tarea de elegir el cuento de este mes ha sido para nuestra compañera Belén Mollá de “Mossets de Plaer”,  ya que fue la ganadora del reto anterior con sus preciosas galletas cisne, os dejo enlace y os aconsejo que paseis a visitarla porque es una verdadera artista. El cuento elegido para este mes,  es “Mariuca la Castañera“.

Os dejo breve resumen del cuento:

Trata de Mariuca, una niña huerfana, que es acogida en casa de Doña Paca, esta le advierte que ella es pobre y que para ganarse el cobijo y la comida debe trabajar vendiendo castañas asadas.

Mariuca con su paraguas, la silla y el fogón se pone bajo a un árbol para hacer su cometido.

Pronto empiezan a venir varios niños que se llevan alguna cosa barata, después aparece un niño que parece tener apetito, Mariuca se apena al verlo y le da un buen montón de castañas. Más tarde, aparecen más alertados por el primero y Mariuca les da igualmente su montón a cada uno.

Cuando regresa a casa, Doña Paca, la reprende ya que no ha traido tanto dinero como cabía esperar. Ella le cuenta que se lo ha dado a los chiquillos que tenían hambre. Doña Paca le dice que si se repite, no vuelva a casa, que lo importante es el negocio.

Mariuca preocupada por lo que le había dicho Dña. Paca, decide que al día siguiente será mas dura y no hara caso de las peticiones…

Pero al día siguiente, la bondad de la niña se apodera de ella y no es capaz de dejar a los niños hambrientos, apenada y pensando en lo que le había dicho Doña Paca, no regresa a casa y se queda dormida en el puesto de castañas bajo su paraguas y la lluvia.

Cuando despierta no puede salir de su asombro al ver…

Si quieres conocer el resto del cuento, dejo enlace del cuento completo, aquí.

Ya lo sé, hay infinidad de recetas para hacer con castañas, este mes lo teníamos muy fácil, pero yo decidí que las castañas irian en la foto unicamente (era el objeto elegido que debiamos incluir en la foto). Las castañas asadas estan  muy buenas y la verdad es que no he hecho postres con castañas, pero en esta ocasión me sugería preparar algo acorde con el otoño, y el hecho de que ya podemos encender más el horno y decidí preparar alguna receta de pan.

Encontré estos “Panecitos Brötchen” y me parecieron ideales para esta ocasión, son muy tiernos y blanditos como la protagonista del cuento.

Fuente: Os dejo enlace de la receta aqui

Ingredientes (14 bollitos aprox):

  • 400 gr. de Harina de Fuerza
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 y 1/2 cucharadita de levaruda seca de panadería.
  • 260 ml de agua templada
  • 20 gramos de mantequilla pomada

Preparación:

Amasamos todos los ingredientes menos la mantequilla durante 5 minutos,  bien con batidora /amasadora o de forma manual en su defecto.

Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y amasamos 5 minutos más, transcurrido este tiempo obtenemos una masa agradecida, suave y nada pegajosa. Formamos una bola y la metemos en un bol que habremos engrasado previamente con un poquito de aceite.  

Dejamos que doble su volumen,  una hora aproximadamente,  en mi caso fue hora y media. 
Una vez haya levado,  sacamos y aunque la receta Fuente no lo indica,  yo he quitado un poco de aire a la masa durante unos minutos.  

Dividimos la masa formando bolas, a ser posible que pesen similar,  las mías oscilaban entre 47-50 gramos. Dejamos reposar 15 minutos,  después les hacemos el dibujo,  si tenéis un cortador Káiser (os dejo foto aquí)  y si no con el canto de una cuchara de servir sopa, hay que marcar bien la cuchara pero sin llegar a cortar, para que no se le vaya el dibujo con el levado, yo lo hice con la cuchara y bueno desde luego el resultado no es el mismo que si dispones del cortador,  pero están igual de ricos eso sí!! Jejeje

Colocamos los panecillos en la bandeja del horno que habremos forrado con papel de horno o vegetal, espolvoreamos un poco de harina por encima y dejamos levar unos 40-45 minutos más.

Después metemos al horno precalentado a 200 grados, unos 15-20 minutos. Una vez listos sacamos y dejamos enfriar sobre rejilla.

Me ha encantado esta receta,  me parece muy fácil, los tiempos de levado no son muy largos, y el resultado es un pan muy tierno que podemos comer tanto en el desayuno como la merienda. 

Esta delicioso,  y a mi me encanta hacer masas levadas,  siempre lo digo, pero si no hago más es por falta de tiempo. Me la quedo como habitual ya que se prepara en seguida y puedes congelar los panecillos y así lo tienes a mano. 

Espero que os guste tanto como a mi, y que os animéis a prepararla,  os va a encantar!!!

Ahora os dejo enlace con el resto de recetas que han preparado mis compañeras, click aquí.

Por ultimo antes de despedirme, os dejo con la anecdota de Valentina:

Ayer el coche me dejo tirada en medio de un cruce, el embrague se hundió y ya no quiso salir. Valentina estaba con mis padres, les llamé para avisarles de lo sucedido y de que llegaría más tarde a recogerla. Mi padre le comentó a mi madre: “Marisa,  se ha quedado tirada con el coche” a lo que Valentina que estaba escuchando todo, preguntó: “Porque está tirada mi mamá?” Donde esta tirada? Ay mi niña que no entendía nada y pensaba que yo estaba por ahí tirada… 😍😍😍 Que pena que nos hagamos mayores y perdamos esa inocencia tan bonita!! 

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

Dulces Postres!!!

MANDAZI

Hola a tod@s!!! Se nos acabo lo bueno, como es de suponer muchos ya estamos de vuelta e incorporados al trabajo, verdad? Para los que estéis comenzando ahora vuestras vacaciones, disfrutad mucho.
La receta de hoy, se me quedó en el tintero antes del verano, en ese momento no era lo más idóneo publicarla, porque aunque no lleva horno si que exige pasar calor elaborandola. Como no quería dejar de subirla, os la dejo hoy de cara a los próximos meses.

Primero os cuento el motivo por el que la preparé, fue para una actividad de la clase de Valentina en el colegio, el proyecto era sobre Kenia, conocer su cultura, costumbres, etc. Las opciones eran preparar algo de la gastronomía típica del país o elaboración de máscaras, yo por supuesto no me lo pensé dos veces, así que me fui a investigar recetas típicas del país y descubrí los Mandazi o Mandaazi.

Os cuento un poco de historia sobre ellos, los Mandazi al parecer tienen su origen en la isla de Swahili y según tradición de hace muchos años, se tomaban con el té al atardecer.

En la actualidad se han convertido en uno de los productos más populares de la gastronomía de Kenia, pueden encontrarse en cualquier restaurante de la zona y se sirven tanto salados, con mbaazi (gandules) que son una especie de semillas tipo legumbre similar a las judías blancas pero más redondas, y también con estofado de carne. O la opción dulce con Nata montada o leche y azúcar acompañados con un té.

Tienen una forma triangular, aunque pueden ser redondos, ovales o de cualquier forma intermedia. Su masa y sabor es similar al de los Donuts, de ahí que les llamen los Donuts Africanos.

Ahora que ya nos hemos metido en materia, vamos con la receta…

Ingredientes (Con estas cantidades salen unos 25-30 bollitos)

  • 330 gr. de Harina de trigo + 150 gr. (para agregar después)
  • 2 cucharaditas de Levadura seca de panadería.
  • 1 cucharadita de cardamomo (opcional, yo no lo he usado)
  • 55 gr. de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 3/4 cucharadita de canela
  • 160 ml. de agua hirviendo
  • 125 ml. de Leche de coco
  • 1 huevo
  • Aceite para freír (yo usé 1 litro de aceite de girasol)
  • Azúcar Glas para decorar

Preparación:

En primer lugar mezclamos en un bol, el agua, leche, levadura, azúcar y sal y dejamos reposar 5 minutos. Después añadimos el huevo batido y batimos de forma manual o con la batidora. Por último añadimos la harina y Canela y el cardamomo (si lo usas, ha de ser molido, si lo tienes en grano debes picarlo o molerlo) amasamos, yo lo hago en la KA con el accesorio gancho.

La masa debe quedar lisa pero no pegajosa, así que es muy probable que tengáis que añadir más harina para adquirir la consistencia que buscamos, en mi caso tuve que añadir 150 gr. adicionales a los 330 que tiene la receta, pero no lo añadí todo de golpe, lo hice en varias veces mientras seguía amasando, primero añadí 60 gr. y tres adicciones más de 30 gr., el tiempo de amasado fue aproximadamente de 5 a 10 minutos, os lo va a chivar la masa.

Una vez lista, formamos una bola y la metemos en un bol, que habremos engrasado previamente con aceite, a continuación encima de la masa echamos un hilillo de aceite muy poquito. Dejamos levar hasta que doble su volumen, en mi caso fueron 2 horas y media.

Transcurrido el tiempo de levado, sacamos la masa y sobre una superficie enharinada, y amasamos un poco para quitar el aire. La masa es grande así es que la dividimos en dos. Cogemos una de las partes y alisamos con el rodillo formando un círculo, como la base de una pizza pequeña, con un cuchillo u otro utensilio que corte dividimos la pequeña pizza en triángulos, haremos los mismo con las otras tres partes de masa que nos quedan.

DSC_0402_r

dsc_0403.jpg

Aunque no están bien hechas, os dejo estas fotos para que veáis un poco el proceso.

Dejamos reposar 15 minutos.

Mientras, ponemos a calentar el aceite para freír los bollitos en una sarten con fondo, la temperatura debe ser suave, unos 150-160 grados si tenéis un termómetro de cocina os ayudará a regularlo. Si no, para que os hagáis una idea, mi placa vitroceramica tiene hasta 9 posiciones, yo los hago entre el 5 y el 6.

Comenzamos a freír los bollitos, el tiempo aproximado de un minuto dándole vuelta y vuelta para que se doren, el proceso es similar a cuando hacemos donuts, como estos son más pequeños, se pueden freir dos o tres a la vez, sin problemas. Según estén listos, los vamos dejando en una fuente o plato ovalado que habremos dispuesto con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
DSC_0405_r
Por ultimo, espolvoreamos con azúcar glas para decorar.

P1150076_r

La verdad es que están muy buenos y esponjosos, me sorprendió el resultado, ya que como os he dicho en alguna otra ocasión, no me van mucho los dulces fritos, pero estos merece la pena probarlos!!

Antes de despedirme os dejo anécdota, hoy os cuento como fue la actividad de “Los Mandazi” en la clase de Valentina :

Más que anécdota contaros que fue una experiencia muy bonita ir a la clase de Valentina, para contarles y enseñarles que son “Los Mandazi” y como se elaboran, lleve parte de los ingredientes que lleva la receta e incluso un poco de masa que reserve para que todos pudieran tocarla, olieron el cardamomo, totalmente nuevo para ellos, se portaron fenomenal y lo pasamos muy bien, luego todo salieron muy contentos con su correspondiente bollo para merendar.

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

GRANOLA CASERA

Hola a tod@s!!! Hoy os traigo una receta muy fácil, que enriquecerá vuestros desayunos o meriendas, queda deliciosa y es una opción más saludable que las comerciales.
Estoy hablando de la GRANOLA

, os cuento un poco de historia, la Granola es un alimento que se compone principalmente de avena, mezclada con frutos secos, nueces, almendra, avellanas, según gustos. Fue creada por un médico estadounidense en 1863 que inicialmente la llamó “Granula” es muy buena sobre todo si se practica el deporte ya que aporta calorías que proporcionan energía.

Porque está receta? Como en otras ocasiones os he contado, Esther del blog Cocinando Sabores, mensualmente nos anima a través de retos a elaborar nuestras propias recetas de forma casera, con la finalidad de integrar en nuestros hábitos preparaciones saludables que son mejor opción que lo comercial. Este mes la propuesta como ya te habrás imaginado es esta GRANOLA, así pues, vamos ya con la receta…
Ingredientes:
  • 60 gr. De mantequilla
  • 4 cucharadas de miel
  • 3 cucharaditas de canela
  • 1 cucharadita de Jengibre
  • 100 gr de azúcar moskovado
  • 2 cucharadas de agua
  • 360 gr de avena
  • 100 gr de Almendra picada
  • 180 Nueces
  • 100 gr de arándanos rojos
  • 100 gr. de manzana deshidratada
  • Plátano
  • Fresa
  • Yogur

Preparación:

Preparamos los ingredientes secos en un bol y los mezclamos, avena, almendra y Nueces. Reservamos.
Precalentamos el horno 150 grados calor arriba y abajo.
En un cazo derretimos la mantequilla con la miel hasta que se haga una mezcla líquida, después agregamos las dos cucharadas de agua, las especias y el azúcar moreno y removemos muy bien hasta que se integren todos los ingredientes y la mezcla sea homogénea.
Vertemos la mezcla líquida sobre los ingredientes secos y mezclamos muy bien de forma que la mezcla se reparta uniformemente.
Una vez tenemos todo bien mezclado, extendemos la Granola sobre la bandeja del horno, que habremos cubierto previamente con papel de horno, en este punto añadimos los arándanos rojos y la manzana deshidratada distribuyendolos por toda la bandeja.
Metemos al horno durante unos 25-30 minutos, durante los cuales removeremos la mezcla cada cinco minutos para evitar que se apelmace y se formen pegotes.
Transcurrido el tiempo de horneado, sacamos y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Una vez fría ya puedes disfrutar y degustarla como prefieras, yo en este caso, la he acompañado de yogur y fruta natural.
Puedes conservarla en botes sin problema, aunque dura poco….jejeje

Una de las ventajas que tiene, es que puedes crear tu propia receta combinando los ingredientes que más te gusten.

Espero que os haya gustado y que os animéis a prepararla, de verdad no tiene complicación es muy sencillo.

Ahora antes de irme, os dejo con la anécdota de Valentina:

Los fines de semana, es muy madrugadora, no se si cambiará pero a las ocho de la mañana está en pie. Viene a buscarnos y me dice: Mamá ya es de día!! Le contesto: Si hija!! Y me dice: Venga, mamá levántate porque ya es de día!! Y dile a Papá que se levante también porque lleva tres horas durmiendo!! 😂😂😂 Vaya despertador!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

PETIT SUISSE DE LIMÓN

Viendo las fotos pensareis que son muy primaverales, y no es que estemos teniendo un tiempo muy primaveral que se diga, pero es que así lo requerían estos Petit Suisse de Limón. No los veía posando en una foto oscura, y sumado a esto que la luz era muy buena ese día y eso hay que aprovecharlo.

Con la receta de estos Petit Suisse de Limón, he participado en el reto mensual de nuestra querida Esther del blog Cocinando Sabores, que como ya he comentado en otra ocasión, nos anima mensualmente a preparar recetas caseras para demostrar que lo casero y lo que se prepara en casa es mucho mejor, sin tanto azúcar, aditivos, conservantes y colorantes. Si queréis saber más sobre el reto pasaros por Instagram a echar un vistazo, este mes todas las recetas que hemos preparado están bajo el hastag #estesiesungranpetit

Esta vez, no tenéis excusa para no prepararlos, no tiene horno, es muy muy fácil y os hará quedar genial si tenéis visita, están muy ricos…

Vamos con la receta:

Ingredientes (Con estas cantidades salen 8 vasitos):
  • 300 ml de Leche
  • 300ml de Nata Liquida
  • 400gr. De queso Philadelphia
  • 100gr. De azúcar
  • 1 sobre (80gr.) De gelatina en polvo sabor limón
  • 1/4 cucharadita de extracto de limón (opcional)

Preparación:

En un cazo calentamos la leche y antes de que llegue a hervir, retiramos del fuego y vertemos la gelatina en polvo, removemos con una cuchara de madera hasta que se disuelva, después añadimos la nata liquida, y el azúcar, removemos muy bien hasta que se disuelva el azúcar.
Añadimos el queso que habremos batido previamente y ponemos de nuevo a calentar, y removemos bien hasta que el queso quede integrado totalmente sin grumos y la mezcla tenga una consistencia espesa.
Retiramos del fuego y vertemos la mezcla en los recipientes que vayamos a utilizar, dejamos enfriar a temperatura ambiente y después metemos los envases al frigorífico no menos de 6 horas, yo los deje toda la noche.
Pues ya esta, así de sencillo, no diréis que esta vez es complicado? Es tan cortita la receta que dejo que sean las fotos las que hablen, yo no os digo más…
 
 

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Panna Cotta de Vainilla

Esta semana vengo con la receta que tenía preparada para la semana anterior, pero por exigencias del guión, la entrada del Pan de Molde Integral con Nueces y Pasas se colocó vilmente en primera posición, jejeje, la verdad es que no era para menos…
Con esta receta supersencilla nos despedimos del verano, es una receta que no lleva horno, ideal si se te presenta una visita inesperada en casa, así es que esta vez no tenéis excusa para no hacerla.

Me he decantado por esta receta, porque este verano probé una Panna Cotta que estaba buenisssima!!! La verdad es que no soy una experta en lo que se refiere a este postre, es más creo que era la segunda vez que la probaba, y tengo que admitir que tenía bastante reticencia a comerla, el motivo no lo sé, ahora ya os digo que estaba muy equivocada.

La Panna Cotta es un postre Italiano, seguro que lo habéis hojeado más de una vez en la carta de cualquier restaurante italiano, es una receta muy básica y hay una gran variedad de versiones de esta delicia utilizando diferentes ingredientes y sabores, siempre respetando la receta base. La que os dejo a continuación, como os decía antes, es de las más sencillas, he optado por acompañarla de un coulis de fresas, pero esto es opcional, pues la verdad es que sola esta buenísima igualmente. Vamos con la receta!!!

Ingredientes:

  • 1/2 l. de Nata liquida
  • 125ml. de leche
  • 4 Laminas de gelatina neutra
  • 50 gr. de azúcar
  • 1 tsp. (cucharadita) de extracto de vainilla

Ingredientes para el coulis de fresa:

  • 250 gr. de fresas
  • 60 gr. de azúcar

Decoración:

  • Cortador de corazón

Preparación del Coulis:

En primer lugar preparamos el coulis de fresa, lavamos y cortamos las fresas en trocitos. Después las cozemos en un cazo junto con el azúcar, removemos y aplastamos con una cuchara de madera, hasta que la fruta adquiera una consistencia blandita como de mermelada, después retiramos del fuego y reservamos.

Preparación de la Panna Cotta:

En primer lugar, introducimos las hojas de gelatina en agua para que se hidraten, yo suelo hacerlo por separado, en cuatro recipientes con agua. Mientras preparamos la Panna Cotta, en un cazo, mezclamos la Nata Liquida, la leche y el extracto de vainilla, y lo llevamos a ebullición.

Cuando rompe a hervir, retiramos del fuego y añadimos el azúcar, removemos y seguidamente, incorporamos las hojas de gelatina hidratadas, una a una escurriendo primero el agua, removemos bien y lo dejamos reposar. Si lo hacéis con el coulis de fresa lo dejáis enfriar bastante.

Servimos un poco de coulis, en el fondo de cada uno de los recipientes donde vayamos a servir la Panna Cotta, aquí os aconsejo que no os paséis con el coulis, dispones un poco en cada recipiente, yo serví quizás más de la cuenta, para mi gusto las fresas no deben ser las protagonistas.

Después servimos la mezcla lentamente por encima del coulis, esto hay que hacerlo con cuidado para evitar que el coulis suba a la superficie, a mi la cantidad me ha dado para llenar cuatro recipientes de los que veis en la foto y sobra un poco más. Dejamos enfriar y luego los pasamos al frigorífico, donde deben estar un mínimo de tres horas antes de servir, lo ideal, es prepararla el día antes y consumirla al día siguiente.

Para la decoración, aparté un poco de coulis, y lo pase con el minipimer, después lo colé y el sirope resultante, lo serví en la superficie de cada Panna Cotta, ya en frío, tomando como molde el cortador de corazón para darle la forma, y lo deje un rato con el corazón en el frigo, no es necesario sacar los recipientes. Después con cuidado desmoldas para que no pierda la forma.

Esta vez no podéis decir que no es fácil!!! Además esta buenissima!!!

Para terminar os dejo la anécdota de Valentina:

Estas vacaciones hemos hecho mucho trayecto en el coche, de un lado a otro viendo sitios. Mi marido suele llevar su música puesta, le encanta el heavy, Valentina la mayor parte de los trayectos se los ha pasado durmiendo, pero una de las veces que pensábamos que así era, y nosotros íbamos en silencio de repente dice: Me gusta esa canción!!! 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!

Pan de Molde Integral con Nueces y Pasas

Hola a tod@s, ya estoy de nuevo por aquí, que tal han ido vuestras vacaciones? Las mías muy bien aunque esta es mi segunda semana ya incorporada al trabajo,  así que han pasado a ser un bonito recuerdo.  Los primeros días siempre son difíciles,  poco a poco vamos volviendo a la rutina, añadiendo la vuelta al cole, estos días entre preparativos se va el tiempo volando,  con la lengua fuera, vamos, otra vez con las prisas a todos lados, que le vamos a hacer…
Os diré que para hoy tenía preparada y lista otra receta,  pero este fin de semana me enteré a través de Instagram, que varias cuentas entre ellas y liderando el grupo, el blog Cocinando Sabores,  han creado una iniciativa para todo el que se anime  a hacer pan de molde casero y de esta manera poder comer pan de verdad. La propuesta consiste en que hoy 14 de septiembre  subamos la fotografía de nuestro pan con el hastag #estosiespandemolde junto con la receta.  Me gustó tanto la idea que no pude resistirme, porque hace tiempo que tenía en mente hacer alguna receta de pan, y es que me encantan las masas levadas, así que dicho y hecho, hoy os traigo la receta  del que ha sido mi primer pan de molde y creo que para ser el primero no ha salido nada mal…
Espero que alguno os animeis a probar, nada que ver con los que se comercializan. Da gusto poder comerse una rebanada de pan, con la satisfacción de que lo has hecho tu mismo, eso me encanta…
Ahora os dejo la receta que tiene miga…
Mi elección ha sido un pan de molde integral, he tomado como receta base la de Miriam del Blog “El Invitado de Invierno” quien nos la presenta a través del blog de María Lunarillos. Por mi parte he realizado algunas pequeñas modificaciones, vamos a ello…
Ingredientes:
  • 350 gr. de Harina Panadera Integral*
  • 520 gr. de Harina Panadera Blanca*
  • 8 gr. de Levadura seca de panadería
  • 550 gr. de agua tibia
  • 40 gr. de mantequilla derretida
  • 12 gr. de sal
  • 2 cucharadas de sirope de arce, en sustitución del azúcar (esto es opcional)
  • 130 gr. de nueces troceadas
  • 100 gr. de pasas sin pepitas

*En los dos casos la harina debe ser de media fuerza, para ello me he guiado mirando la cantidad de proteína por cada 100gr. que figura en el paquete, en este caso debe tener entre 10 y 11 gramos, para cumplir este requisito.

Preparación:

En primer lugar mezclamos en un bol, ambas harinas con el agua y lo dejamos reposar 20 minutos aproximadamente.

Transcurrido ese tiempo, añadimos la sal, la levadura de panadería, el sirope de arce y las nueces troceadas, amasamos bien con amasadora o de forma manual, yo en mi caso lo he hecho con mi compinche la KA, con el accesorio gancho, amasamos 2 minutos y descansamos 10, así hasta tres veces, después añadimos la mantequilla derretida y amasamos de nuevo hasta que se haya integrado por completo en la masa.

Cuando este lista, hacemos una bola con la masa y la ponemos en un bol que habremos engrasado previamente, y lo tapamos con film o con un paño. Dejamos que leve y doble su tamaño, en mi caso han sido un par de horas aproximadamente, después lo metemos al frigorífico a dormir toda la noche.

Al día siguiente, sacamos la masa, dejamos que se temple un poco y sobre una superficie enharinada, la aplastamos para quitarle aire. Después con un rodillo alisamos, dándole una forma de rectángulo, disponemos las pasas en la mitad de nuestro rectángulo y doblamos desde el centro hacia el otro lado para cerrarlo, repetimos un par de veces o hasta que hayamos incorporado todas las pasas.

Formamos un cilindro, que tenga una longitud acorde con nuestro molde (no olvidéis engrasarlo previamente) y metemos dentro nuestra masa. (Un inciso: Con estas cantidades, podía haber hecho dos panes, pero ansiosa de ver el resultado, hice solo uno que ha salido bastante grande y alto). Tapamos el molde con film o un paño y lo dejamos levar otro rato, una hora aproximadamente.

Finalmente, cuando nuestra masa haya crecido, la metemos al horno precalentado 250ºC, 20 minutos, después lo bajamos a 190ºC otros 20 minutos y listo. Tendréis un pan recién hecho y un olorcito en la cocina…mmmmm!!!

Os diré que mi pan siguió levando durante un rato en el horno, tanto que pensé que saldría con forma de Alien, después cuando lo saqué estaba muy duro, y pensé que algo había salido mal, pero todo lo contrario según se va enfriando va tomando otra textura.

Una vez fuera del horno, debe enfriar del todo, sobre rejilla,  antes de cortarlo. No seáis ansiosos!!!!

Después, ya sabes lo que va…jejeje!!!! Espero que os animeis a probar esta experiencia, puede parecer un proceso laborioso, pero el resultado es un pan tierno, que junto con las nueces y las pasas harán que vuestro desayuno o merienda sea una delicia!!! No digo más…

Para terminar os dejo como siempre la anécdota de Valentina:

Un domingo que estábamos comiendo en casa de mis padres,  mi madre había preparado albóndigas,  y las prepara con una salsa de tomate,  cebolla y zanahoria,  entonces mi padre le dijo a Valentina,  hija come zanahoria,  a esto Valentina le dice:  No, las zanahorias son para los conejos!!! Madre mía nos dejó de una pieza a todos!!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!