BUNDT CAKE DE NARANJA

Hoy 15 de noviembre se celebra el día Nacional del Bundt Cake. Como en alguna otra ocasión os he comentado esta es una celebración estadounidense pero que se ha ido instaurando cada vez más en nuestro país, concretamente en el ámbito de la Repostería.

La marca Nordic Ware hizo popular estos bizcochos gracias a sus preciosos moldes que son una verdadera adicción.

Yo este año tenía claro que molde usaría para hacer mi bizcocho, y es que fue amor a primera vista, el molde MAGNOLIA BUNDT PAN era mi objetivo y con él he preparado este bizcocho de Naranja.

Vamos con la receta…

BUNDT CAKE DE NARANJA

Esta receta llevaba en mi lista de pendientes un par de años, así que ya era hora de probarla, que mejor ocasión que está.

Receta de REVELANDO SABORES

Ingredientes:
  • 400 gr. de Harina
  • 200 gr. de azúcar
  • 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 5 Huevos L
  • 100 ml. de Leche
  • La ralladura de una naranja
  • 150 ml. De zumo de naranja
  • Una cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
Preparación:

Recordarte en primer lugar que la leche, huevos y mantequilla deben estar a temperatura ambiente.

Preparamos y pesamos los ingredientes.

Rallamos la naranja y la mezclamos con el azúcar, mezclamos bien con los dedos para que el azúcar tome el color y el aroma de la naranja.

Lo siguiente será preparar una buttermilk casera que no es más que añadir a la leche la cucharada de zumo de limón y dejar reposar unos diez minutos aproximadamente.

Precalentamos el horno 180 grados.

Mientras preparamos el zumo de naranja y comenzamos batiendo la mantequilla y el azúcar, hasta que la mezcla esponje y se blanquee.

Añadimos los huevos uno a uno, dejando que se integren totalmente en la mezcla.

Lo siguiente será agregar los ingredientes secos que habremos tamizado previamente, harina, levadura, bicarbonato y sal.

Incorporamos el zumo de naranja a la leche que teníamos reservada con el zumo de limón.

Vertemos sobre la mezcla una tercera parte de la mezcla líquida de zumo y leche.

Iremos intercalando así adicciones de ingredientes secos y líquidos hasta terminar.

Lo siguiente será engrasar muy bien nuestro molde y verter la mezcla en su interior. Abajo te dejo consejos para un correcto moldeado y desmoldado del Bundt cake.

Introducimos el molde en el horno durante aproximadamente 45-60 minutos.

Consejos para un correcto moldado y desmoldado de Bundt Cakes

Cuando hice mi primer Bundt Cake, tuve suerte y no tuve problemas para desmoldarlo. Parte fue suerte pero la otra parte se la debo a los consejos de Bea Roque, que seguí minuciosamente para conseguir un buen resultado. Aquí os anoto todo por si decidis animaros y prepararlo. Os aseguro que si seguis todos los pasos correctamente, no tendreis problemas para obtener un buen desmoldado sin interferir siquiera que sea la primera vez o no.

  • Debemos engrasar bien el molde, yo uso spray desmoldante es muy comodo y facil, pero en su defecto podéis usar mantequilla siempre extendiéndola muy bien. Usaremos un pincel de silicona para untar las paredes del molde de abajo a arriba y de este modo ayudar a que la masa se extienda bien por el molde.
  • Vertemos la mezcla de nuestro bizcocho en el molde, echando todo en el mismo lado del molde y que sea la mezcla la que se reparta poco a poco por todo.
  • Alisamos la mezcla un poco con una espátula, y dejamos caer el molde varias veces, sobre un paño de cocina para que se asiente bien la mezcla.
  • Una vez fuera del horno, esto es muy importante, debemos dejar reposar exactamente 10 minutos, ni más ni menos y desmoldar sobre una rejilla, donde lo dejaremos enfriar.

Este bizcocho tiene un delicioso regustillo a naranja, espero que os haya gustado, si es así házmelo saber en los comentarios o etiquetame en tu foto en Instagram, me encantaría ver el resultado.

Feliz día Nacional del Bundt Cake!!!

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

PASTELA DE POLLO

Hola a tod@s!!! Hoy toca nuestra cita mensual con el reto “Una galleta un cuento” organizado por Patricia Blanco Budia de “Patty’s Cake”

El mes pasado mis “MARSHMALLOW CHIKS” ó Pollitos de Marshmallow” fueron los elegidos por mis compañeras en sus votaciones y por este motivo fui la encargada de elegir el cuento para este mes de octubre. El cuento elegido es “Ali Baba y los Cuarenta Ladrones”.

El cuento de hoy es conocido por todos, se trata de una de las historias incluidas en las “Mil y Una noches”, a continuación como siempre os hago un breve resumen.

Ali Baba era un pobre leñador que vivía con su mujer en un pueblecito dentro de las montañas, se ganaba la vida cortando arboles gigantescos para poder vender la leña en el mercado.

Un día que se disponía a entrar en el bosque para cortar leña, descubrió que unos bandidos, nada menos que cuarenta ladrones galopando con sus caballos, accedían a través de una piedra situada en una colina a lo que parecía una cueva, pronunciando: “Ábrete Sésamo…”.

Ali baba oculto entre los arboles, observa como los hombres salen de la misteriosa cueva cargados de sacos, y por descuido de uno de ellos que se le cae un saco al suelo, Ali baba descubre que están cargados de miles de joyas y monedas relucientes.

Ali baba, no se lo pensó dos veces y se dispuso a entrar en la cueva…

Ali Baba y los 40 Ladrones

Si quieres seguir leyendo el resto de la historia, pincha en el siguiente enlace.

Mi propuesta para este mes es una “Pastela de Pollo” se trata de una clase de hojaldre hecha con masa filo y rellena a base de cebolla, pollo, frutos secos y especias. Es una curiosa mezcla de dulce y salado. Parece ser que su origen es Marroquí y se suele preparar los días de celebraciones y fiestas.

Me pareció que esta receta era idónea para nuestro cuento. Y esta vez como novedad aunque este plato lleva notas dulces, se trata de una preparación salada, espero que os guste.

PASTELA DE POLLO

Ingredientes:
  • 1 paquete de pasta Filo (8-10 hojas)
  • 1 cebolla pequeña 
  • 1 pechuga de pollo
  • 15 gr. De Almendra marcona frita
  • 15 gr. De pistachos 
  • 45 gr. De Pasas 
  • 1 cucharadita de jengibre 
  • 1 cucharada de cúrcuma 
  • Sal 
  • 1 cucharada de aroma de azahar 
  • Unas ramitas de cilantro picado
  • 50 gr. De mantequilla derretida 
  • Azúcar glas 
  • Canela 
  • Una plantilla para la decoración final (opcional)
Preparación:

Os aconsejo que piquéis las almendras y los pistachos para que se integren mejor con el resto de los ingredientes,  yo no lo hice pero lo dejo aquí porque creo que queda mucho mejor. 

Cortamos y troceamos el pollo y lo salpimentamos.  Reservamos. Ponemos a pochar la cebolla en el aceite a fuego suave hasta que se dore. Después incorporamos las almendras y pistachos picados y rehogamos unos minutos.  

Añadimos el pollo las pasas y el resto de las especias, removemos bien todo y dejamos al fuego tapado durante unos 15 minutos,  removiendo de vez en cuando.  Transcurrido este tiempo,  destapamos y echamos el aroma de azahar y removemos.  

Retiramos del fuego y dejamos enfriar.  

El relleno podéis prepararlo el día antes, yo por cuestiones de tiempo lo hice todo el mismo  día. 

Una vez que se ha enfriado el relleno,  montamos la Pastela,  para ello usamos un molde de unos 20-25 cm. aproximadamente.  Derretimos la mantequilla en el microondas.  

Comenzamos a pincelar las hojas de pasta Filo con la mantequilla y las iremos poniendo superpuestas en la base del molde para que quede toda cubierta,  unas cuatro hojas,  después pondremos otra centrada e incluimos el relleno,  aplanado bien para que quede todo bien repartido y tapamos con más hojas de pasta Filo,  siempre bien untadas de mantequilla, se superponen dos hojas más por encima del relleno y luego cerramos sobre estas las que habíamos puesto inicialmente, después podéis añadir alguna hoja más,  es importante que quede bien cerrada. 

Una vez lista,  introducimos al horno precalentado a 200 grados y la dejamos unos 15-20 minutos hasta que se vea dorada. Llegado este punto, sacamos del horno y dejamos enfriar.  Después en frío espolvoreamos con el azúcar glas y la canela. 

A falta de tiempo no he podido preparar un tutorial para que veáis el proceso, podéis consultar en YouTube, encontraréis varios videos sobre ello.

Espero que os haya gustado, para mi siempre es un reto cocinar preparaciones fuera de los dulces, pero la verdad que esta es muy fácil, aunque tengo que deciros que tuve a mi marido como pinché, él es el que cocina en casa, jejeje!!

Aquí os dejo enlace con las elaboraciones que han preparado mis compañeras del reto, no dejeis de pasar a visitarlas. Click aquí.

Antes de irme os dejo con la anécdota de Valentina:

Como todos los niños, Valentina quiere tener una mascota en casa. Sumado a que nosotros no tenemos mucho tiempo ya que estamos fuera de casa la mayor parte del día, mi marido es alérgico a los gatos, que es la mascota que nos gustaría tener a las dos. Viendo las diferentes soluciones al impedimento de poder tener el animal, Valentina propuso: Ya sé, le tapamos la boca a Papá y así no le da la alergia!!! Me parto!! 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

TRENZA INTEGRAL DE PASAS Y NUECES

Como ya os he contado en más de una ocasión me encanta hacer elaboraciones con masas levadas, así que ahora que ya volvemos a encender hornos me he animado a preparar esta trenza que estaba en mi lista de pendientes.

Si os soy sincera la idea la tenía, pero lo que no tenía claro es la receta, por supuesto hay muchas recetas fantásticas por la web, pero al menos yo necesito ver el proceso de elaboración, porque me encantan las masas pero no soy ninguna experta.

Y fue entonces cuando me encontré con esta maravillosa receta de Ibán Yarza, que me ha encantado, sobre todo por la sencillez que tiene este hombre explicando el paso a paso de la receta, es un gran profesional, os dejo enlace con el video de la receta al final de la entrada. Yo he hecho alguna pequeña modificación en cuanto a ingredientes pero mínima, he seguido la receta e indicaciones de Ibán y ha quedado un dulce espectacular y delicioso, nos ha gustado muchísimo en casa.

En cuanto a la elaboración os diré que salvo la parte del formado de la trenza (y es que yo me pase en cantidades con el relleno) es bastante sencilla, y muy cómodo de hacer si optas por la opción de meter la masa en el frigorífico, abajo en el video sabrás de que te hablo.

Por mi parte he preparado un paso a paso en fotos que veréis a continuación, porque considero que es importante ver el proceso, y si lo completas viendo el video de Ibán, el éxito esta asegurado. Espero que os guste!!!

Ahora si vamos con la receta:

Ingredientes (para la masa):
  • 15 gr. de nueces finamente molidas
  • 50 gr. de harina integral
  • 225 gr. de harina de fuerza
  • 3 gr. de sal (1/2 cucharadita aprox.)
  • 25 gr. de mantequilla fria
  • 10 gr. de Panela
  • 15 gr. (1 cucharada) de miel
  • 80 ml. de leche
  • 1 Huevo L (63gr.)*
  • 12 gr. de Levadura fresca (o 3 gr. de Levadura seca de panadería)

(*) Según receta original se usa un huevo M de 55gr. de peso. Yo en su defecto, use uno de tamaño L, el que menos pesaba.

Ingredientes (para el relleno):
  • 150gr. de Nueces mondadas y troceadas.
  • 75 gr. de Pasas (aumente la cantidad de la receta original y use un mix de distintos tipos de pasas)
  • 40 gr. de mantequilla
  • 30 gr. de miel (2 cucharadas)
Preparación (del relleno):

Troceamos las nueces y mezclamos con el resto de ingredientes hasta formar una pasta.

Preparación:

Mezclamos todos los ingredientes a mano y amasamos de 5 a 10 minutos. El amasado lo hice con amasadora, cinco minutos, deje un intervalo de 2 minutos de reposo y otros cinco minutos de amasado.

Después dejamos reposar la masa 30 minutos y la metemos en un bol tapado con film a la nevera toda la noche.

Al día siguiente sacamos la masa y la dejamos reposar unos 15 minutos para que coja temperatura.

Espolvoreamos con muy poquito de harina la superficie donde vayamos a trabajar y estiramos la masa con un rodillo, en forma de rectangulo de unos 50x25cm. más o menos el tamaño de la bandeja del horno.

Una vez estirada la masa con el tamaño y forma deseada, colocamos el relleno, que habremos preparado previamente, sobre ella.

Si queréis podéis especiarla con los ingredientes que más o gusten, canela, jengibre, cardamomo, clavo, etc… Yo la he dejado tal cual.

El siguiente paso será enrollar la masa formando un cilindro y dejamos reposar unos 5 – 10 minutos.

Con un cuchillo afilado, cortamos trazando una linea, separando el cilindro en dos mitades…

Formamos la trenza…

La colocamos en la bandeja donde la vayamos a hornear, y tenemos dos opciones, dejarla levar de dos a tres horas aproximadamente o bien metemos de nuevo al frigorífico, tapada con papel film hasta el día siguiente. Yo hice esto último.

Al día siguiente, o una vez haya levado la masa. Sacamos del frigorífico, dejamos reposar unos 10-15 minutos e introducimos al horno, precalentado a 180º C., durante unos 25-30 minutos aproximadamente.

Mientras se hornea podemos preparar un glaseado sencillo para pincelar la trenza después del horneado. Si lo prefieres también puedes pincelar la trenza con huevo batido antes de meter al horno.

Hervimos 50 ml. de agua con 100 gr. de azúcar, durante aproximadamente 2-3 minutos. Cuando comience a hervir retiramos del fuego y añadimos una cucharada de zumo de limón. Reservamos.

Sacamos la trenza del horno y en caliente, pincelamos con el glaseado que hemos preparado.

Dejar enfriar y degustaaaarrrr!!!

Para que os hagáis una idea, os cuento que el día que hice las fotos no podía evitar comerme toda nuez o pasa que se salía de su sitio, deliciosa!!!

Receta de Ibán Yarza

Antes de irme os dejo con la anécdota de Valentina:

Estos días aunque sigue haciendo calor, ya hemos dejado de poner el aire acondicionado en casa, salvo en algún momento puntual, pero a diferencia de mi, Valentina es bastante calurosa, y una tarde en el momento del baño me dice: “Jo, Mamá porque ya no ponéis el calor acondicionado?? 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

MARSHMALLOW CHIKS

Después de un par de meses de descanso, hoy retomamos nuestra cita mensual con el reto “Una galleta un cuento” organizado por Patricia Blanco Budia de “Patty’s Cake”.  La tarea de elegir el cuento de este mes fue de Ana Rodlop del blog “El Rincón de Ana” que fue la ganadora del reto anterior con su “Pastel de zanahoria e ideas para Peter Rabbit” , Ana es una experta en tema de manualidades, no dejéis de pasar a visitarla. El cuento elegido para este mes es, “El Cielo se esta cayendo”.

No sabía de la existencia de este cuento que me ha parecido un tanto gracioso y peculiar, os dejo un breve resumen:

“Erase una vez una gallina que tenía sus doce pollitos a los que le gustaba mucho salir al bosque y escarbar y escarbar en la tierra hasta encontrar gusanos. Un día de esos mientras jugaban a escarbar, el más pequeño de los pollitos se alarmo al caerle un trocito de hoja en la colita. Sofocado fue a buscar a su mamá y le dijo: Mamá, mamá, el cielo se está cayendo a trocitos!!! La gallina pregunto: Como sabes eso hijito?? A lo que el pollito respondió: Porque ves me ha caído un trocito en la colita!!!. La gallina alterada dijo: Hay que ir a contárselo al gallo: Gallo, gallo, el cielo se está cayendo a trocitos!!! El gallo pensativo, preguntó: Como sabes eso gallina? La gallina respondió: El pollito me lo dijo!! El gallo pregunto al pollito: Como sabes eso pollito? El pollito respondió: Lo he visto con mis propios ojos, me ha caído un trocito en la colita, ves? El gallo exclamó seriamente: Habrá que informar de esto al pato. Así que fueron a contárselo al pato y así sucesivamente el pato se lo contó al búho, el búho al perro, hasta que llegó a oídos de la zorra…”

Si quieres conocer el final del cuento aquí te dejo enlace.

Mi propuesta para el reto son estos MARSHMALLOW CHIKS o pollitos de Malvavisco en castellano, casi que en inglés queda mejor verdad….?

No es más que las conocidas esponjitas recubiertas de chocolate, en este caso Candy Melts que nos da la posibilidad de ponerle el color amarillo pollito.

La idea, la encontré como no, en mi red de referencia Pinterest, os dejo enlace a la receta original, haz click aquí.

Vamos con la receta:

Ingredientes:
  • Una bolsa de Candy Melts color amarillo
  • Una bolsa de Marshmallows
  • Algunos M&M tamaño pequeño, o también podéis usar Lacasitos, para la nariz.
  • Sprinkles tipo flor para los pies
  • Fideos de azúcar para los pelillos de la cabeza.
  • Rotulador negro comestible o fondant negro para los ojos.
  • Brochetas pequeñas
Preparación:

Preparamos nuestras esponjitas, las insertamos en las brochetas, con cuidado de no traspasarlas por arriba. Y las disponemos en un soporte para Cake Pops o Porespan. Reservamos.

Derretimos los Candy Melts en el microondas, siguiendo las indicaciones de la bolsa.

Una vez que el chocolate haya adquirido la consistencia adecuada, mojamos las esponjitas en el de forma que queden cubiertas, golpeamos un poco para quitar el exceso y volvemos a colocarlas en el soporte o porespan donde estaban inicialmente y dejamos que el chocolate se enfríe y con ello adquiera la consistencia de cobertura.

Un consejo, en el caso de los fideos amarillos que usaremos para simular los pelitos de la cabeza de nuestros pollitos, añádelos antes de que el chocolate se seque, nada más colocar las nubes en el soporte de esta manera sera más fácil que se queden adheridos y no se caerán.

Una vez el chocolate haya secado, añadimos el resto de las decoraciones. La nariz será con medio M&M partido por la mitad, tened cuidado al colocarla porque al presionar se puede rajar el chocolate de nuestros pollitos.

Los pies serán los sprinckles en forma de flor. En cuanto a los ojos podemos hacerlos con un rotulador comestible de color negro o bien con fondant de color negro. A mi me gustó mucho más el resultado con el fondant, añadiendo que mi rotulador se quedó sin tinta.

Estaréis de acuerdo conmigo que son muy fáciles de hacer, grado de complicación 0. Y quedan tan bonitos y graciosos!!! Bueno ya tenéis garantizado el triunfo en lo que se refiere a los peques de la casa. Ideales para cualquier celebración con temática como la nuestra.

No dejes de pasar a ver las propuestas que han preparado el resto de mis compañeras del reto, haz click > Enlace

Antes de irme os dejo con la anécdota de Valentina:

Hoy más que una anécdota, os cuento un momento para recordar, al fin después de varios meses se le ha caído su primer diente, no el que esperábamos, porque hay otro que se le debe caer, para dejar paso al de sustitución que ha salido por detrás, pero bueno, la verdad que tardaron en salir y ahora tardan en caer. La pobre solo le preocupaba si saldría mucha sangre, y no fue así!!😍😍😍

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

GALLETAS CON ARÁNDANOS

Hola a tod@s!!!  Como ha ido el verano? Yo he estado bastante desconectada, tanto por aquí como por las redes sociales,  espero que me disculpéis la ausencia,  pero el motivo no es otro que pasar más tiempo con mi familia y amigos, añadiendo a ello que la época estival aparte de que para mi,  es personalmente más complicada,  considero que es tiempo para descansar y reponer fuerzas. Tengo que deciros que en mi caso el descanso y desconexion ha sido del todo efectivo,  así que he retomado mi hobby con muchas ganas de traeros nuevas recetas!!  

Si estáis preparados,  vamos con la nueva receta,  que son estas galletas de Arándanos. Empezamos con algo sencillito, como vais a ver no son nada complicadas y si deliciosas!! Las preparé este verano en un arrebato que me dio de encender el horno,  a pesar de la calorina que teníamos fuera ( tenía mono 🙈 todo hay que decirlo)  y nos gustaron mucho.

No son más que las típicas cookies,  pero en lugar de pepitas de chocolate,  usamos arándanos rojos deshidratados. Si te gusta la acidez de los arándanos cuando pruebes el contraste de sabores,  te van a encantar. Que me dices,  las preparamos?  Toma nota!!

Ingredientes ( Para 15 galletas aprox.):
  • 135 gr. Mantequilla sin sal
  • 80 gr. Azúcar glas 
  • 80 gr. Panela 
  • 1 huevo 
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla 
  • 190 gr. Harina 
  • 1/2 cucharadita de sal 
  • 1/4 cucharadita de canela 
  • 1/2 cucharadita bicarbonato sódico 
  • 150-200 gr arándanos deshidratados
Preparación:

Pesamos y tamizamos los ingredientes secos: harina, sal, bicarbonato y Canela. Mezclamos y reservamos. 

Precalentamos el horno 170 grados.

Batimos los dos tipos de azúcar con la mantequilla, esta última debe estar a temperatura ambiente. Añadimos el huevo y el extracto de vainilla,  una vez quede  todo bien integrado incorporamos poco a poco los ingredientes secos sin dejar de batir hasta que la mezcla sea homogénea.  Por último añadimos parte de los arándanos rojos,  unos 50 gr. y mezclamos con la espátula, para que se incorporen a la mezcla. 

Preparamos una bandeja para galletas o la del horno y forramos con papel vegetal.  

Con una cuchara de helado pequeña vamos cogiendo porciones de la masa de galletas que hemos preparado y las depositamos en la bandeja dejando bastante espacio entre una y otras ya que en el horneado la masa se extenderá bastante,  así evitamos que se nos peguen unas con otras.

Con las manos formamos un poco la porción de masa dando un aspecto más redondito y añadimos más arándanos para decorar bien las galletas. 

Introducimos al horno durante unos 15 minutos o hasta que veáis que se doran.

Sacamos y dejamos enfriar en la bandeja.  En este punto las galletas estarán bastante blanditas, se les puede incorporar algún arándano más si os habéis quedado cortos. No seáis impacientes y dejar enfriar las galletas unos cinco minutos al menos para evitar que se os rompan. 

Transcurrido el tiempo  de enfriado, ayudándonos de una espátula despegamos y las disponemos en una rejilla hasta que se enfríen del todo. Se conservan perfectamente en una lata o tarro de cristal.  

La verdad es que estas galletas están deliciosas, no sólo lo digo yo, mis compañeros de trabajo se quedaron encantados, me gustan incluso más que con las pepitas de chocolate y eso que a mi el chocolate me pirra!!!

Os animo a probarlas, si lo hacéis no dejéis de contarme el resultado!!

Antes de irme os dejo con la anécdota de Valentina:

Este verano hemos estado leyendo un poquito todos los días como repaso para el nuevo curso. Una de las frases del libro hacia alusión a la nacionalidad de una niña indicando que era alemana y entonces Valentina me pregunta y que es eso? Le explico que vive en Alemania y por eso es alemana, y que nosotros somos españoles porque vivimos en España. Por la tarde nada más ver a su abuelo le dice: “Abuelo, nosotros somos españuelos porque vivimos en España” 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

NAKED CAKE DE MORAS Y QUESO

Este año quería hacer algo especial por mi cumpleaños,  diferente,  la verdad es que celebrarlo tipo picnic era la primera vez que lo hacíamos y no será la última, también ayuda que en esta época el tiempo acompaña, y lo hemos pasado genial,  los niños lo pasaron estupendamente corriendo, jugando y todo salió perfecto sin muchas complicaciones que es como me gusta a mi que salgan las cosas. 

Y que mejor escenario para fotografiar a la protagonista del evento que al aire libre y con plena luz natural (en casa también utilizo la luz natural para mis fotografías,  pero no es lo mismo)  ese día además el sol estaba detrás de las nubes y no daba en excesivo,  la luz era la ideal. 

Así que armada de trípode y cámara,  me fui a la celebración,  supongo que visto desde fuera,  el pensamiento general es que se me ha ido la pinza,  pero para ser sincera cuándo algo te apasiona tanto,  poco importa el que dirán.  

LA TARTA

Bizcocho de vainilla con cobertura y relleno de una suave crema de queso y una deliciosa mermelada de moras casera que le aporta un sabor espectacular en combinación con el queso. 

Receta adaptada de {HALFBAKED HARVEST}

Ingredientes (Molde 20cm.):

  • 225ml. De aceite girasol 
  • 125 gr. De yogur griego 
  • 3 Huevos L 
  • 450 gr de azúcar 
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • Buttermilk (360 ml de Leche + 20ml. Zumo de limón > 1 cucharada +1 cucharadita + media cucharadita) 
  • 415 gr. De Harina todo uso.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1 cucharadita de levadura 
  • 1 cucharadita de sal
  • Alguna moras para la decoración final y Flores (Opcional)

Preparación:

En primer lugar preparamos la buttermilk,  añadiendo la cantidad de zumo de limón arriba indicada a la leche, y dejamos reposar.  

Tamizamos los ingredientes secos, harina,  bicarbonato,  levadura y sal y reservamos. 

Precalentamos el horno 180 grados. 

En un bol o recipiente grande,  puede ser el de nuestra batidora /amasadora,  echamos el azúcar y batimos mientras vamos incorporando los huevos uno a uno hasta que se integren.  Unos cinco minutos aproximadamente.  

Vertemos el aceite en hilo poco a poco mientras seguimos batiendo,  lo siguiente será añadir el extracto de vainilla y el yogur,  y batir hasta que la mezcla sea homogénea.  

Por último agregamos los ingredientes secos que tenemos reservados,  lo haremos en varias adicciones e intercalando estas con la buttermilk casera, mezclamos bien pero sin sobrebatir,  terminaremos removiendo la mezcla con la espátula manualmente.  

Después vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado e introducimos al horno durante unos 45-50 minutos aproximadamente.  
Cuando esté listo,  lo sabremos porque al pinchar con un palito saldrá limpio. Sacamos del horno y dejamos enfriar unos 10 minutos sobre rejilla. Transcurrido este tiempo desmoldamos y dejamos enfriar sobre rejilla. 

MERMELADA DE MORAS

Receta adaptada y consejos de UNO DE DOS

Ingredientes:

  • 500 gr. de Moras
  • 190 gr. de Azúcar
  • 1 cucharada de zumo de limón

Preparación:

La mermelada podéis prepararla con antelación,  un par de días antes incluso más tiempo.  

Lavamos y escurrimos las moras y le añadimos el azúcar,  removemos bien, cubrimos con papel film y lo metemos al frigorífico durante unas horas, yo lo deje hasta el día siguiente.  

Sacamos y vertemos la mezcla en una olla, añadimos el zumo de limón y cocemos a fuego lento hasta que se convierta en una mermelada espesa, unos 35-40 minutos.

 Después retiramos del fuego y colamos  la mezcla para evitar las pepitas. 
Vertemos la mermelada en un tarro (que habremos esterilizado previamente)  en caliente,  tapamos bien y lo ponemos boca abajo para que se haga el vacío.  Una vez haya enfriado estará lista para consumir.  

CREMA DE QUESO

Ingredientes:

  • 400 gr. de Queso crema tipo Philadelphia
  • 200 gr. de Azucar Glas
  • 360 ml. de Nata montada

Preparación:

Mezclamos el queso y el azúcar glasé en la batidora o con varillas. Después ya sin batidora, de forma manual incorporamos la nata que habremos montado previamente y mezclamos hasta que este todo integrado y a la nevera hasta su uso.

MONTAJE Y DECORACIÓN

Me encantan las tartas con flores,  Instagram,  Pinterest,  están llenas de tartas preciosas con flores,  así que esta vez estaba decidía a ponerle flores a mi tarta. Como lo hice para que no tocarán la tarta directamente?  Cubrí los tallos con cinta aislante y metí el tallo dentro de una pájita,  de esta manera lo que introduces en la tarta es la pájita y la flor no entra en contacto con la tarta. Tenéis varios tutoriales en YouTube sobre ello. 

Para el montaje cortaremos el bizcocho  capas niveladas.

Después pondremos la capa de bizcocho base sobre un disco o base de tarta y untaremos  la crema de queso,  y la mermelada,  ayudándonos con una espátula, seguiremos el proceso con el resto de capas del bizcocho. Para finalizar untaremos la superficie y el borde de la tarta ligeramente consiguiendo este aspecto.  

Insertamos las flores y adornamos con algunas moras. 

Es una tarta suave y deliciosa, nada empalagosa y la crema de queso y las moras le aportan humedad y jugosidad por lo que no es necesario añadir almíbar. Nos ha gustado mucho espero que a vosotros también.

Antes de irme os dejo con la anécdota de Valentina:

Recientemente hemos ido al cine a ver la película de “Aladdin” que por cierto os recomiendo, es muy bonita. Valentina aunque ya se ve las películas enteras, pues todavía le cuesta aguantar dos horas de cine teniendo en cuenta los veinte minutos que te meten de anuncios. Así que en medio de la película, cuando todo se ha complicado me dice: “Mamá, cuando se resuelve todo??” Pobre ya estaba cansada 😅

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

CHEESECAKE DE VAINILLA CON DULCE DE LECHE

Hola a tod@s!!  Hoy os traigo una auténtica bomba calórica,  así que aviso no es apta para la “OPERACIÓN BIKINI”,  si es tu caso puedes consolarte mirando las fotos, aunque yo creo que ya solo verla engorda. 

Para el resto de los que nos negamos a pasar hambre y somos capaces hasta de lamer la pantalla del móvil,  pasen, y vean esta delicia!! 

Había hecho tartas de queso o chessecakes,  claro que si,  pero como esta no me habían salido nunca,  casi que mejor para mi salud y mis caderas,  y es que el que avisa no es traidor,  esta tarta esta tan buena que te llama a gritos desde la nevera,  por eso yo en cuanto le hice las fotos,  me comí un trozo, Mmmm!!! si señor al menos eso!!! Y como buena samaritana repartí el resto,  no sólo voy a engordar yo, si se comparte parece que tienes menos cargo de conciencia, no crees??  

Estáis preparados?? Vamos con la receta!! 

Receta adaptada {Fuente: The Recipe Rebel }

Ingredientes:

Para la base (Molde 23 cm.):

  • 215gr. de Galletas tipo Digestive
  • 1 barra de mantequilla sin sal (60 gr. aprox.)
  • 1 Cucharada de Azúcar

Para el relleno:

  • 700 gr. de Queso crema tipo Philadelphia
  • 340 gr. Azúcar
  • 4 Huevos L
  • 4 cucharaditas de zumo de limón
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 700ml. Nata Liquida
  • Dulce de Leche al gusto
  • 150 gr. Nata Montada para decorar (opcional)
Preparación:

En primer lugar forramos la base y engrasamos el molde donde vayamos a hornear la tarta.

Picamos muy bien las galletas y las vertemos sobre el molde, mezclamos con la mantequilla derretida y la cucharada de azúcar y presionamos con los dedos mientras vamos extendiendo la mezcla por todo el molde hasta que quede una superficie plana. Introducimos en el horno precalentado 160 grados durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo sacamos del horno. Reducimos la temperatura del horno a 135-140 grados. Preparamos el relleno.

En el bol o recipiente de nuestra batidora /amasadora batimos en primer lugar el queso con el accesorio pala, después añadimos el resto de ingredientes (menos la nata) azúcar, huevos, zumo de limón, la vainilla y la sal y batimos hasta que la mezcla sea homogénea.

Vertemos la mezcla en un cazo y añadimos la nata, calentamos a fuego suave hasta que la mezcla espese.

Retiramos del fuego y vertemos la mezcla sobre el molde y la base de galleta que hemos preparado anteriormente.

Metemos el molde al horno y dejamos que se hornee lentamente, creo que esta es la clave para que salga tan cremosa, la dejamos dos horas aproximadamente.

Pasado este tiempo, apagamos el horno y dejamos el chessecake dentro que repose una hora más, yo la deje algo más de tiempo.

Finalmente sacamos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente, para después llevarla al frigorífico, hasta que vayáis a tomarla.

Creo que los tiempos de horneado, reposo y frigerado de esta Tarta son fundamentales para que obtengamos un buen cheesecake. Os aseguro que se nota muchísimo en la textura.

Decoración:

Para la decoración, yo he optado por el dulce de leche, no es un ingrediente que use habitualmente en mis preparaciones, principalmente por lo calorico, pero he de reconocer que está delicioso.

Vertemos una cantidad de dulce de leche sobre la tarta, ya sin el molde y alisamos con una espátula de forma que el dulce de leche caerá por los bordes.

Decoramos con la nata montada, ayudándonos de manga y boquilla.

El resultado ha sido espectacular, no puedo deciros más que probéis a prepararla, no os podéis perder esta delicia!!

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

Recientemente hemos estado en nuestro gestor para preparar la declaración de la renta. En el sitio en cuestión tienen un ambientador bastante potente, parece que te lo llevas puesto en la ropa, huele bien, pero quizás es algo fuerte. El caso es que como Valentina me acompañaba ese día, no se fue sin dar su opinión al respecto, así que antes de salir por la puerta, me dice: Mamá, ya nos vamos de este sitio? Es que pues huele un poco mal!! Yo lo arregle como pude diciendo: Valentina, no huele mal es un ambientador!! 😬😬😬

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

CUPCAKES CONEJITO

Hola a tod@s!!! Hoy toca nuestra cita mensual con el reto “Una galleta un cuento” organizado por Patricia Blanco Budia de “Patty’s Cake”.  La tarea de elegir el cuento de este mes ha sido de Patricia Blanco Budia que fue la ganadora del reto anterior con sus “Cupcakes Cheesecake de Chocolate y Oreo” una autentica pasada, no dejéis de pasar a visitarla. El cuento elegido para este mes es, “El Cuento de Peter Rabbit, el conejo travieso”

Este cuento lo conozco más por la película que han hecho actualmente aunque no la he visto, como siempre os dejo resumen:

Peter es un conejito que viste ropa de humanos y anda sobre sus dos patas, vive con su madre y sus hermanas en una madriguera bajo un abeto. A pesar de que su madre les tiene prohibido entrar en el jardín del Sr. McGregor, Peter es muy curioso y desobedece las ordenes de su madre. Se cuela en el jardín y se come todas la verduras que encuentra lo que hace que enferme. Es perseguido por el Sr. McGregor y después de varios enfrentamientos y aventuras, logra escapar y regresar junto a su madre y sus hermanas.

Os dejo enlace por si queréis saber más sobre el cuento.

Esta vez no era nada complicado preparar algo para esta historia, hay gran variedad de posibilidades en torno a la temática del cuento.

Mi propuesta son estos “Cupcakes Conejito” me encanta como quedan y lo fáciles que ha sido prepararlos, ideales si queréis hacerlos con los niños, ellos quedarán encantados.

Vamos con la receta:

CUPCAKES DE ZANAHORIA

Ingredientes:
  • 4 zanahorias > 190 gr. aprox.
  • 150 gr. de Harina
  • 120 gr. de  panela
  • 100 ml. Aceite girasol 
  • 60 gr. Nueces 
  • Buttermilk ( 40 ml. Leche + 1/4 cucharadita de zumo de limón) 
  • 2 huevos L
  • 1 cucharadita de levadura 
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico 
  • 1 cucharadita de canela 
  • 1 pizca de sal 
  • 1 cucharadita de azúcar vainillado 
Preparación:

Lavamos, pelamos y rallamos o picamos las zanahorias. Reservamos.

Troceamos y picamos las nueces.

Preparamos el buttermilk, a la leche le añadimos el zumo de limón y dejamos reposar mientras preparamos el resto de ingredientes.

Tamizamos los ingredientes secos harina, levadura, bicarbonato y canela y reservamos en un bol junto con la sal.

Precalentamos el horno 180 grados.

Comenzamos batiendo el azúcar (panela y vainillado) con los huevos, cuando hayamos incorporado los huevos uno a uno, añadimos el aceite mientras seguimos batiendo.

Cuando la mezcla sea homogénea, incorporamos el buttermilk y batimos hasta que se incorpore.

Agregamos la harina y el resto de ingredientes secos y batimos hasta que la mezcla se integre.

Preparamos el molde e introducimos las capsulas de los cupcakes.

Por último ya sin batir, agregamos la zanahoria y las nueces y mezclamos bien con una espátula.

Rellenamos con la mezcla 2/3 de las capsulas y metemos al horno 25 minutos o hasta que al pinchar con un palito salga seco.

Cuando estén listos sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde unos minutos. Después sacamos los cupcakes y dejamos enfriar sobre rejilla.

CREMA DE QUESO

Ingredientes:
  • 200 gr. de quedo crema tipo Philadelphia
  • 100 gr. de azúcar glas
  • 160-180 ml. De nata montada
Preparación:

Mezclamos el queso y el azúcar glasé en la batidora o con varillas. Después ya sin batidora, de forma manual incorporamos la nata que habremos montado previamente y mezclamos hasta que este todo integrado y a la nevera hasta su uso.

Decoración:

Ingredientes para la decoración:
  • MARSHMALLOWS Para las orejas
  • Azúcar
  • Colorante en polvo
  • La crema de queso
Montaje:

Untamos los cupcakes con la crema de queso ayudándonos de una espátula.

Después preparamos las orejas de conejito, según paso a paso que os dejo en fotos:

Así de fácil tenemos nuestros cupcakes conejito.

Aquí os dejo enlace donde podéis ver lo que han preparado el resto de mis compañeras del reto. Click aquí

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

A Valentina le encanta llevarse algo de casa de sus abuelos, cada vez que vamos algo se trae. El caso es que yo suelo ir cargada con varias cosas y le insisto que lo que se lleve no me lo puede cargar a mi. Ella te dice muy convencida que si pero luego a medio camino dice que se cansa (estamos a cinco minutos de casa de mis padres jejeje). Una tarde de esas cuando me dice que se lo lleve yo, le digo: Has visto que Mamá va muy cargada (Bolso a la espalda, su mochila del cole, carpeta, etc… seguro que os suena) me sobraba una mano y me salta: Y esta manita que tienes libre?? Hay que ver…menuda lista!! 😂😂😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

Dulces Postres!!!

COULANT DE CHOCOLATE

Hola de nuevo por aquí!! He estado un poco ausente estas últimas semanas, el motivo no es otro que dedicar más tiempo a mi familia,  a veces hay que hacer una parada en el camino. 

De vuelta te traigo la receta de los conocidos COULANT DE CHOCOLATE también llamados volcán de chocolate.  La característica de estos bollitos es que en su interior esconde un núcleo de menor consistencia y cremoso chocolate, una verdadera delicia que descubrirás al hundir el tenedor en ellos.  

Que siiii!!! Que ya paro, no voy a seguir haciéndote la boca agua,  vamos con la receta!!

COULANT DE CHOCOLATE

Ingredientes:
  • 5 Huevos L
  • 150 gr de azúcar 
  • 250 gr de mantequilla 
  • 100 gr de Harina 
  • 250 gr de chocolate para fundir 
  • Azucar glas para decorar
  • Fresas y Frambuesas para acompañar
Preparación:

En primer lugar derretimos el chocolate y la mantequilla al baño maría, o bien en el microondas. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que la mezcla este esponjosa y blanquee.

Incorporamos la mezcla de chocolate y mantequilla que hemos derretido, mientras seguimos batiendo.

Por último incorporamos la harina tamizada al resto de la mezcla y batimos hasta que todo quede bien mezclado.

Engrasaremos nuestros moldes o flaneras repartimos la masa en ellas. Cubrimos con papel film y lo metemos al congelador. Yo he usado unos moldes de silicona y los he metido dentro del molde de cupcakes al congelador.

Ese mismo día u otro, cuando la mezcla este congelada, precalentamos el horno 200ºC y horneamos los coulants, el tiempo aquí depende mucho de cada horno, en mi caso 10-12 minutos fueron suficientes para que el coulant se hornee y su interior quede con la consistencia adecuada. Os aconsejo hacer pruebas para ver el resultado, como se congelan, tenéis la ventaja de ir sacándolos individualmente y ver el resultado, yo hice una primera prueba de 7 minutos y luego fui aumentando hasta conseguir finalmente la textura que buscaba.

Sacamos del horno y dejamos enfriar un poco antes de desmoldar. Para ello antes repasar el borde del bollo con un cuchillo para ayudar a que desmolde bien y volcar en el plato bocabajo. Espolvoreamos con azúcar glas.

Como ves la receta de hoy es super fácil y es uno de esos postres que puedes tener siempre preparado y cuando tengas visita o te entre antojo de chocolate sacarlos y a disfrutar. Puedes acompañarlos con una bola de helado o con un coulis de frutos rojos.

Espero que os animéis a prepararlo, si es así podéis enviarme vuestras fotos o etiquetarme en Instagram (@midulcevalentina) me gustaría mucho ver el resultado, son deliciosos!!!

Antes de irme os dejo con la anécdota de Valentina:

Hoy la anécdota va relacionada con la receta. Cuando prepare los coulant al principio se mostró algo reticente aunque le encanta el chocolate. Después por la tarde que la pille con más hambre le dije: “Quieres uno de esos bollos que he preparado? Y accedió a probarlo, y se lo zampo todo!! Después me dice” Anda Mamá dame otro CAULANT de esos” 😂

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…

¡¡¡Hasta pronto!!!

Dulces Postres!!!

HOT CROSS BUNS CON CRUZ DE CREMA PASTELERA

Llevaba tiempo queriendo hacer estos curiosos bollos de pascua,  que son tradicionales sobre todo en la región anglosajona, así que pensé que este año sería mi propuesta para Semana Santa. Tengo que decir que en casa nos han gustado tanto que es probable que los repita más veces fuera de la época de pascua, ¿Cometeré un sacrilegio?? Jejeje os cuento un poco de historia.  

A lo largo de los años que llevan horneándose estos bollos se han ido creando distintas supersticiones en torno a ellos, encontré un artículo que habla de ello, os dejo enlace por si alguien quiere echar un vistazo. 

Os cuento las que más me han llamado la atención:

Si cuelgas un panecillo caliente en alguna zona de tu cocina el Viernes Santo, la leyenda dice que el pan se mantendrá fresco y sin moho durante todo el año. Esto se remonta al cuerpo de Cristo, que no mostró signos de decadencia después de su crucifixión y antes de su resurrección. El bollo debe ser reemplazado cada año el Viernes Santo.

Debido a la cruz en la parte superior, se supone que los panecillos calientes que se cuelgan en la cocina protegen de los espíritus malignos. También se dice que evitan que se incendien los fogones de la cocina y se aseguran de que todos los panes horneados ese año resulten perfectamente deliciosos.

En 1592, la reina Isabel I decretó que los bollos cruzados calientes ya no podían venderse en ningún día, excepto el Viernes Santo, la Navidad o los entierros. Se consideraban demasiado especiales para ser comidos cualquier otro día. Para evitar esto explica que las personas horneaban los bollos en sus propias cocinas, aunque si los atrapaban tenían que entregar todos los bollos ilegales en sus instalaciones a los pobres.

Suerte que en la época actual nos vamos a ahorrar todo este tipo de prohibiciones y podemos hornearlos y disfrutarlos en nuestra propia casa cuando nos apetezca, te ánimas?

Antes de ir con la receta, os cuento que el detalle que caracteriza estos bollos es que están decorados en la parte superior con una cruz que tradicionalmente esta hecha de una masa de harina y agua, actualmente puede hacerse con glaseado o chocolate. Yo he optado por probar a hacerlos con crema pastelera y el resultado ha sido espectacular están deliciosos.

HOT CROSS BUNS

Ingredientes (12 bollos aprox.):
Pre-fermento:
  • 120 ml. de agua templada
  • 7 gr. de Levadura seca de panadería
Masa:
  • 560 gr. de Harina de Fuerza
  • 120 ml. de Leche
  • 60 gr. de mantequilla
  • 50 gr. de azúcar
  • 1 cucharadita de azúcar vainillado
  • 2 Huevos L (batidos)
  • Pre-fermento
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de canela
  • 1 y 1/2 cucharadita de jengibre
  • 1/4 de cucharadita de Nuez moscada
  • 100 gr. de Pasas sin pepitas
  • Vino dulce para remojar las pasas
  • Yema de huevo y chorrito de leche para pincelar los bollos
Preparación:
Un día antes:

Cubrimos las pasas con un buen chorro de vino de forma que quede cubiertas y reservamos, quedarán mas gorditas y jugosas. Preparamos la crema pastelera (te dejo receta más abajo).

Al día siguiente:

En primer lugar mezclamos la levadura seca con el agua templada y reservamos.

En un cazo ponemos la leche y la mantequilla a calentar a fuego suave para que la mantequilla se funda, no es necesario llevar a ebullición. Cuando la mantequilla se haya derretido, retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco, debe estar caliente pero que no queme al tacto.

Tamizamos la harina y las especias (canela, jengibre y nuez moscada)

En el bol de nuestra batidora/amasadora agregamos el azúcar, la cucharadita de azúcar vainillado y la sal, añadimos los huevos previamente batidos y la mezcla de leche y mantequilla, y batimos un poco para que se mezcle.

Incorporamos la mitad de la mezcla de harina y especias mientras vamos amasando con el accesorio gancho, después añadimos el pre-fermento , continuamos amasando y añadimos el resto de la harina y especias que nos queda, amasamos durante unos cinco minutos. Se formará una masa que poco a poco se va despegando de las paredes del bol, por último añadimos las pasas que habremos colado para que se incorporen a la masa (podéis añadirlas en el mismo momento que el pre-fermento, pero si lo hacéis con amasadora, las pasas se aplastan y pierden la forma, en mi opinión prefiero hacerlo al final).

Una vez lista espolvoreamos con harina una superficie para terminar de amasarla a mano durante unos minutos más, formamos una bola y metemos la masa en un bol que habremos engrasado con aceite o spray desmoldable, dejamos levar la masa y que doble su volumen, en mi caso han sido dos horas.

Cuando nuestra masa haya crecido, volvemos a amasarla un poco para quitar el aire y dividimos la masa, formando bolas, que vamos disponiendo en un bandeja de horno forrada con papel vegetal. Yo dispuse tres filas de cuatro bolas con bastante espacio entre unas y otras ya que luego siguen creciendo. Cuando hayamos formado todas la bolas, tapamos con papel film y dejamos levar un poco más 15-30 minutos.

Precalentamos el horno 180ºC.

Transcurridos este tiempo, podemos marcar los bollos con un cuchillo o cuchilla haciendo la cruz para que luego sea más fácil disponer la crema sobre ellos. Pincelamos con yema de huevo y leche e introducimos los bollos al horno unos 25 minutos.

Mientras se hornean los bollos podemos preparar un almíbar para pincelar la superficie de los bollos recién sacados del horno. Mismas cantidades de azúcar y agua, llevamos a ebullición durante 3 minutos y listo.

CREMA PASTELERA

Ingredientes (Podéis hacer la mitad de estas cantidades):
  • 375 ml de Leche
  • 125 ml de Nata Liquida
  • 3 cucharadas de leche fria
  • 2 cucharadas de azúcar + 1 cucharadita de azúcar vainillado (para la mezcla de Nata y leche) 
  • 3 cucharadas de azúcar para la mezcla de yemas
  • 2 cucharadas de almidón de maíz ( Maicena en este caso)
  • 1 cucharada de harina
  • 3 yemas de huevo
Preparación:

En un bol, mezclamos las yemas de huevo, las tres cucharadas de azúcar, la maicena, la harina y las tres cucharadas de leche fría.

En un cazo ponemos a cocer la leche, la nata liquida y dos cucharadas de azúcar más el azúcar vainillado.

Cuando la leche empiece a cocer tomamos un poco de la leche con un cazo o cuchara sopera y vertemos sobre la mezcla de yemas que hemos preparado, removemos muy bien y vertemos todo el contenido en el cazo, dejamos cocer unos minutos más a fuego lento sin dejar de remover. La mezcla enseguida adquiere espesor. Una vez tenga la consistencia deseada retiramos y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Después pasamos a un recipiente y cubrimos con papel film sobre la superficie y lo metemos al frigorífico hasta el día siguiente.

Decoración:

Para decorar los bollos y formar las cruces, podemos ayudarnos de una manga desechable, sin necesidad de usar boquilla, cortamos según el grosor que queramos darle a las cruces.

Podéis sacar los bollos cuando lleven los 20 minutos de horno, decorarlos con la cruz de crema pastelera y volver a introducir al horno 5-10 minutos más, o bien decorarlos cuando haya transcurrido el tiempo de horneado. Finalmente pincelaremos los bollos con el almíbar, con cuidado de no deformar las cruces.

Dejamos enfriar un poco antes de servir. No es necesario que enfríen del todo ya que estos bollos están deliciosos calentitos.

Podéis comerlos como más os gusten, a nosotros nos han encantado con mantequilla en el desayuno. Son muy tiernos, tanto que no es necesario mojarlos, una verdadera delicia la verdad.

Antes de irme os dejo la anécdota de Valentina:

El otro día estábamos con unos amigos tomando algo, a ella le pedimos una botella de agua, como la tenían o muy fria o del tiempo, escogimos del tiempo, y le dijimos que nos pusiera un vaso con un hielo. Al cabo de un rato, me dice Valentina: “Mamá, porque me has sacado el hielo?” 😍😍😍

Como siempre, agradeceros que hayáis dedicado un ratito a leerme, me hace muchísima ilusión que me dejéis algún comentario, y si queréis preguntarme cualquier cosa, yo estaré encantada en responderos por aquí o través de las redes sociales si decidís seguirme…¡¡¡Hasta pronto!!!

¡¡¡Dulces Postres!!!